Aguado se llevó la tarde en La Merced, vídeo

0
386

Tarde de máxima expectación en el día grande de Huelva. Los tendidos a rebosar de aficionados venidos de todos los rincones para ver ese ansiado duelo de Morante y Aguado. David de Miranda en una tremenda proyección desde su triunfal salida en Madrid traía a miles de aficionados deseosos de volver a verle en el coso que tantas alegrías le han dado al aficionado.

La presidencia condiciono la salida a hombros del triguereño en el segundo de la tarde tras una faena maciza, donde desde el recibo con el percal hasta la estocada final, desplegó todo un arsenal de suertes que llegaron con mucha fuerza a la grada. Una mayoritaria petición de la segunda oreja por parte del respetable que el palco negó y dejó en un único trofeo para el onubense David de Miranda, que lo intento ante el quinto bis, un sobrero de Torrealta que le faltó finales y no pudo redondear su tarde, para contar sus presencias en el coso de la Vega Larga por la Puerta Grande. Se marchó por la de cuadrillas, pero el aficionado lo llevo en volandas por la puerta grande.

Aguado cayó de pie en La Merced, segundo compromiso en este coso y dejo marcado su acento de torero asentado, cadencioso y vertical, sin miramientos y gustándose, se llevó el lote de la tarde y bien que lo aprovecho, de no errar con los aceros en el tercero de la tarde, el mejor toro del encierro, las dos orejas hubiesen sido premio a su labor, que quedó en vuelta al ruedo. Lanceo ajustado, meciendo el percal con suavidad y llevando siempre el burel embebido en cada lance, variedad y sentido del temple le acompañaron en su faena. Una faena medida respetando los tiempos y las distancias que pedía el de Albarreal. Sonoros eran los oles desde que recibió con el capote a su antagonista hasta el último pase de pecho antes de errar en varias ocasiones con los aceros que echaron por tierra la labor realizada, quedando su premio en vuelta al ruedo. No quería irse de vacío y desplegó todo un arsenal de suertes en el sexto de la tarde para pasear el doble trofeo que con mucha fuerza solicitó el respetable. Se le vio a gusto y disfrutando de cada serie y eso llegó con fuerza a la grada.

Morante no tuvo ni toro en su primero, un ejemplar sin fuerza al que despachó con prontitud y fue pitado el torero y el toro. En el cuarto de la tarde se dejó ver el magistral capote de maneja como nadie y parecía atisbarse faena, nada más lejos de la realidad, tras unas primeras series en redondo, el de Albarreal cerró la puerta y todo quedó en quiero y no puedo. Habrá que esperar a la próxima.

Ficha del Festejo

Toros de Albarreal y Torrealta (5 bis), de desigual presentación y juego.

Morante de la Puebla, pitos / ovación.

David de Miranda, oreja con fuerte petición de la segunda / ovación.

Pablo Aguado, vuelta al ruedo / dos orejas.

Incidencias.- Lleno en los tendidos. Tras el paseíllo se guardó un minuto de silencio por D. José Luis García Palacios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here