Tono Borrero “Chamaco” sigue cautivando.

0
693

Sincero, cercano, afable y con un don de transmitir sus vivencias que hace que el tiempo pase volando.

Treinta años han pasado desde que aquel joven Tono Borrero “Chamaco”, se presentaba en público en la localidad onubense de Santa Ana la Real, treinta años que han curtido al torero y al hombre, esa ha sido la charla que el matador de toros Tono Borrero “Chamaco” ha desgranado en la tarde noche de hoy en la Fundación Cajasol, dentro del marco del XXVII ciclo taurino Los Toros.

Como maestro de ceremonias el crítico taurino de Huelva Información, Paco Guerreo, que en amena charla ha ido desgranando estos 30 años del espada onubense.

Como preámbulo unas imágenes nos hacían el recorrido de este espada que marcó una época del toreo, como fondo musical Chavela Vargas.

En la sala aficionados, toreros, ganaderos, empresarios y familiares del espada que han arropado un día más a Tono Borrero “Chamaco”, entre ellos los matadores de toros Juan Antonio Ruíz “Espartaco”, Emilio Silvera, el novillero Emilio Silvera, el empresario Jorge Buendía, el ganadero Marcelino Acosta, los presidentes de las Peñas Taurinas, Tendido 12 de Huelva, El Castoreño de San Juan del Puerto y Peña José Doblado de Palos de la Frontera.

Nos dejó detalles y destellos el espada que mantuvo la atención en la sala de principio a fin. Anécdotas, curiosidades y vivencias que hacían de la charla una más que entretenida tarde.

Relató sus primeros pasos en el toro, cuando le comento a su padre que tras regresar de sus estudios en Inglaterra, quería ser torero, esa era su máxima, manifestó, Ser Matador de Toros.

No tardaría en llegar la prueba de fuego, así relataba el momento Chamaco, “recuerdo que apenas tenía 14 años, tentaba en casa el matador de toros Emilio Silvera, que se estaba preparando para Colombinas, era en nuestra finca Los Remedios, en plena sierra onubense, recuerdo que estaba toreando un toro de Núñez, y mi padre me dice, “Tono tú le darías tres a este”, cualquiera decía que no. Así que allí me puse con 14 años muleta en mano para intentar hacer que aquello pasara y que no me cogiera” fue un día inolvidable.

Como esas son muchas las anécdotas que recorrieron la memoria del torero y desgrano en una tarde que recordaremos con enorme agrado.

Hizo un repaso de su carrera, que aunque tan solo duró 10 temporadas, fue intensa y fructífera. De esas tardes recordaba un sobrero que le salió en la plaza francesa de Beziers, en una novillada de Juan Pedro, y como el relata saltó un toro de una ganadería portuguesa que nadie recuerda, fue un desastre en el caballo y los banderilleros ponían los palos como rejones, se fue decido para él y doblándose por bajo para ver cómo podría embestir, pues era bruto y sin fijeza, no se fiaba, tras unas breves probaturas le vio una virtud, que se desplazaba, así que fijo la planta y le plantó cara, termino cortándole las dos orejas.

Tenía buen cartel en Francia, ese día lo ratificó, y como el mismo nos dice “en Francia quieren a los toreros”, es más yo mismo tengo una calle en Nimes con mi nombre.

Otra de las anécdotas pasó por la corrida de toros en Sevilla, con Curro Romero y Ponce en el cartel con toros de Juan Pedro, cuando llegaba el quinto de la tarde y sin que pasara nada en los cinco primeros, tras entrar a matar Ponce al quinto, empieza a caer una tromba de agua impresionante que dejó el ruedo impracticable, y el público comenzó a abandonar la plaza, y no se le ocurre otra cosa al banderillero de otra cuadrilla de venir y decirme “Maestro si usted quiero esto se suspende ahora mismo” y no fue uno, sino tres los que vinieron a decírmelo, yo incrédulo de lo que me estaba pasando, pensaba, vamos a ver. Sevilla, una de Juan Pedro, con Curro y Ponce en el cartel, esto no se me puede escapar, así que me quite las manoletinas y me fue al centro y me hinque de rodillas para empezar la faena y el público empezó de nuevo a entrar a sus asientos, forme un lio muy gordo, que aún hoy en día me lo recuerdan.

Como decía el maestro “Chamaco”, “Tono no te dejes ir ni en los Tentaderos”.

También nos contó porque se fue de los toros de forma fulminante y sin más, nos dijo, “me sentí engañado y robado”, “la gente que me acompañaba, no me acompañaba a mí, se acompañaban entre ellos”. “Recuerdo la última corrida que toree, con Ponce y Jesulín, la plaza a reventar, mi apoderado era el empresario de aquella plaza entre otras y llevamos una corrida de casa, y tras finalizar no liquidamos ese día y aún me lo debe”. Le dije no toreo más ni contigo ni con nadie. “Que mi propio apoderado, no defienda mi dinero, ni me pague y que encima me robe”.

El gusanillo lo sigue teniendo, hace 4 o 5 años le propusieron volver en Francia, pero como él dice, me han de ser claro, nada de divagar, aún sigue en el aire. Ahora se desquita en los tentaderos en casa con Cesar Girón y Manuel Escribano que suele tentar con asiduidad allí.

Sin duda alguna una tarde de detalles y anécdotas que se llevaran los aficionados que se dieron cita en esta primera de las tres citas del XXVII ciclo los Toros de Cajasol.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here