Trofeos en La Merced.

Los aficionados onubenses suelen ser muy generosos a la hora de solicitar trofeos para los diestros actuantes en la Plaza de La Merced. Y, en la mayoría de las ocasiones, no encuentran muchas dificultades para que la presidencia acceda a lo demandado. Y, si quienes han actuado, son toreros de la tierra, la petición es más amplia y más calurosa.

Hasta ahora el diestro más laureado es Miguel Báez Espínola “Litri” que ha totalizado treinta y dos trofeos pues en diez ocasiones ha sido premiado con una oreja, en catorce ha sido doblemente premiado y en una ocasión cortó un rabo.

Casi con los mismos trofeos aparece el matador de toreos Emilio Silvera que en veinte ocasiones ha sido premiado con un apéndice, en cuatro ha sido doblemente premiado y ha logrado pasear el rabo en dos tardes.

En la tercera posición de esta clasificación aparece el rejoneador Andrés Romero que ha cortado en siete ocasiones una oreja y en cinco oportunidades logró desorejar a su oponente. El torero de Escacena del Campo sale a tres orejas por festejo actuado en la Plaza de La Merced.

A amplia distancia figura David de Miranda que en siete ocasiones ha sido galardonado con un trofeo, en cinco con doble premio y en una oportunidad obtuvo los máximos trofeos.

Chamaco hijo logró cortar una oreja a diez toros y en otra ocasión obtuvo las dos. Francisco Barroso obtuvo en cinco ocasiones un apéndice y en tres fue doblemente galardonado.

Con ocho orejas cortadas aparece Miguel Carrasco, que a tres novillos le cortó un trofeo y a dos los desorejó. Israel Castilleja “El Triguereño” totaliza siete trofeos, pues a un eral le cortó una oreja y a otros tres las dos.

Con cinco trofeos, una oreja a un eral y dos en dos ocasiones a otros erales figura Víctor Raúl Vargas. Han totalizado cuatro trofeos Miguel Báez “Litri” padre, logrando una oreja en un festival y dos en la corrida de su despedida de la afición onubense y Antonio Pérez “El Onubense” que cortó dos orejas a sendos erales y a otro lo desorejó. También suma cuatro trofeos Miguel Ángel Boza “El Cubi” pues cortó los máximos trofeos en otro.

Entre los que tienen menor número de trofeos destaca el rocianero Juan Cano que logró un rabo, de forma simbólica al indultarse un eral en una Clase Práctica.

Artículo de opinión de Vicente Parra Roldán.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here