David Mora se impone en Vistalegre

0
1379

David Mora se impone a una desigual corrida de La Palmosilla.

Hasta ocho toros saltaron al ruedo del Palacio de Vistalegre para una terna que tenía otras expectativas. Tan solo David Mora sacó redito de su lote, Ureña tuvo que lidiar con los dos sobreros y Varea se llevó el susto de la tarde, ante un lote infumable.

Ilusión, sacrificio, lucha, promoción y una terna con interés, las propuestas de Tauroemoción por devolver la ilusión al coso madrileño, todo fue insuficiente para llevar al tendido de Vistalegre a los aficionados, habrá que mirar que falló.

Saltaba a la arena el primer castaño de la tarde para David Mora. Un toro de astifina cara donde David se estira a la verónica para estirar músculos y tomar contacto con su primer compromiso, gusto en los lances que refrenda con un ajustado quite por chicuelinas jaleado por el público que hoy se dio cita en Vistalegre. El manso necesito de mando en las manos del madrileño, un inicio vistoso de trincherazos para empaparlo en la muleta, la noble embestida del burel, permitió a David Mora gustarse en redondo, dejando pasajes de gran calado con la muleta arrastrada por el albero.

Corto se quedaba en percal de David en los primeros lances por verónicas el negro que hizo cuarto. La bonita lámina del astado, se vino abajo cuando paso por la jurisdicción de los montados, le faltaba fuelle y no quería manos bajas. No fue obstáculo para que David Mora, curtido en mil batallas sacara provecho de su antagonista. La media altura en sus tandas permitió a David lucir a su enemigo en tandas de profundidad en el toreo al natural. Se sucedieron las tandas en redondos con los cambios de mano para abrochar las series con pases del desdén que calaron en el tendido.

Paco Ureña, no tuvo la fortuna de cara y le toco lidiar con los dos sobreros del encierro de La Palmosilla.

Tras la devolución del segundo de la tarde por falta de fuerzas, salta a la arena el segundo bis un colorao que sale suelto y sin fijeza.

Se estira Paco a la Verónica bajándole las manos con un gusto exquisito. Quiere más el murciano y nos regala un quite por gaoneras antes de ponerse manos a la obra en una faena de mucha enjundia. El noble ejemplar de La Palmosilla dejó la mejor versión del Lorquino, las tandas bien estructuradas por ambos pitones, el toro va a menos y tira de oficio cerrando la faena con una estocada de efecto fulminante.

El quinto de la tarde es devuelto en el tercio de banderillas por la manifiesta falta de fuerza.

En su lugar salta el segundo sobrero de la tarde, un toro sin fijeza que no se afianza en la muleta de Ureña, el molesto cabeceo del negro listón no permite el lucimiento del murciano, que lo intenta por ambos pitones, sin que su colaborador ponga nada de su parte. La verdad de Ureña se hizo patente en su esfuerzo por sacar partido del pozo vacío que tenía delante, esfuerzo sin  recompensa con un arrimón de hipo.

El primero del lote de Varea permitió estirarse a la verónica al de Almazora, que quiere dejar buena impresión en el respetable. La intentona del castellonense no tenía enemigo para refrendar, un toro agarrado al piso que no quería nones, lo intenta pero la falta de transmisión decía poco a la grada, el fallo con los aceros dejó en ovación su faena, por la voluntad.

El que cerraba plaza, le propina el susto de la tarde cuando intentaba estirarse a la verónica, afortunadamente sin consecuencias que no le impidió continuar con la lidia. Tampoco este ejemplar de La Palmosilla fue un desecho de virtudes, intentos que caían en saco roto, Varea se estrellaba con un lote infumable. De nuevo la tizona no viajaba certera y necesita de varios intentos para cerrar su tarde.

Por Libertad Rodríguez

Ficha del Festejo

Palacio de Vistalegre-Madrid. Corrida de Invierno.

Toros de La Palmosilla, (2 y 5) sobreros de la misma ganadería. El primero, tercero y quinto bis, pitados en el arrastre.

David Mora, oreja / oreja

Paco Ureña, oreja / ovación

Varea, ovación tras aviso / saludos

Incidencias.- Comenzó con retraso esperando que se acomodaran los aficionados que estaban aún adquiriendo sus localidades. Casi media Plaza.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here