En la memoria: Las colombinas de 1982

0
138

Artículo de Vicente Parra Roldán

Ahora que estamos a punto de conocer la cartelería del próximo ciclo taurino colombino, bueno es recordar algunos acontecimientos vividos hace cuarenta años cuando se presentó el problema de las condiciones de utilidad de la Monumental Plaza de Toros de Huelva.

Tras las Colombinas de 1.981 empezaron a conocerse los problemas que presentaba el edifico y que impidieron la celebración de festejos, por lo que, al acercarse el mes de agosto, el Ayuntamiento tenía que adoptar una decisión para evitar que las fiestas locales carecieran de espectáculos taurinos.

Para ello, se convocó un concurso al que concurrieron dos empresas. Una, la denominada Roca y Víctor, presentó una oferta de celebrar dos corridas de toros, una de rejones y un espectáculo cómico taurino por una subvención municipal de 1.300.000 pesetas ( 7.800 euros actuales) por cada uno de los espectáculos; la otra, presentada por Tauro, consistía en la celebración de dos corridas de toros ( o una corrida y una novillada), un festejo de rejones y el espectáculo cómico, con una subvención de 2.800.000 pesetas, o lo que es lo mismo 16.800 euros actuales por la totalidad de los cuatro festejos..

Al concurso no se presentó la empresa que regía la Monumental, Litri y Chamaco, a pesar de que tenían preferencia a la hora de la adjudicación. Y se rumoreó la posibilidad de celebrar los festejos en la antigua plaza, cerrada desde el año 1.968, pero se indicó que las posibilidades eran nulas por cuanto existía un documento privado que, si bien no los impedía, ponía muchas dificultades además de la complejidad de que sus propietarios eran numerosos y estaban repartidos por todo el país, por lo que resultaba casi imposible tener su aceptación a la celebración de festejos-

La Comisión Municipal Permanente optó por aceptar la segunda propuesta y la feria se llevó a cabo en un recinto portátil capaz de albergar a 3.500 espectadores, aunque los tendidos no se llenaron ninguno de los tres días. Para el día grande, con astados de Eloy Jiménez Prieto actuaron José Antonio Campuzano, Jorge Gutiérrez y el onubense Santi Ortiz que tomó la alternativa. Al día siguiente, con utreros de Miguel Higueros, intervinieron los novilleros Manolo Montes, Salvador Ortega y Francisco Ponce “Currito”. Los rejoneadores Ángel y Rafael Peralta, Manuel Jorge y Antonio Ignacio Vargas lidiaron novillos de Soto de la Fuente en la tarde del día cerrándose los festejos con la intervención de “El Empastre”. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here