Manzanares corta una oreja en la segunda de San Miguel.

Juan Ortega puso a la plaza en pie con el recibo de capa a la verónica a su primer toro

Jose Mari Manzanares ha sido el triunfador de la segunda corrida de esta Feria de San Miguel al cortar una oreja al primero de su lote. El Fandi y Juan Ortega se fueron de vacío, pero el sevillano protagonizó uno de los mejores momentos de la tarde en un recibo capotero de gran calidad al tercero de la tarde que puso al público de pie.

El Fandi recibió al primero de la tarde con largas cambiadas de rodillas. Estuvo variado con el capote y una vez más mostró sus facultades y facilidad en el tercio de banderillas, destacando el tercer par al violín. Con la muleta estuvo templado en la primera serie con la derecha y también destacó en la primera al natural. A partir de ahí el toro fue a menos y la faena no pudo tomar vuelo. Lo mató de estocada y fue silenciado.

En el cuarto, El Fandi volvió a brillar en el tercio de banderillas aguantando con facultades a un toro que arreaba. Comenzó la faena con templados muletazos por alto y ligó bien en la primera serie. Al natural dio algunos muletazos estimables aprovechando la buena embestida del toro por ese lado. Fandi mostró oficio pero tuvo problemas para conectar con el público en este segundo de su lote. De nuevo el balance fue de silencio.

Manzanares atemperó con el capote las vibrantes embestidas del segundo de la tarde. En la muleta encontró colaboración y transmisión en el toro de Jandilla y lo aprovechó en series diestras limpias y ligadas con la derecha. También al natural dejó buenos momentos en las dos series que dio. Para el final se guardó una serie con la derecha en la que dejó la muleta en la cara obligando al toro a repetir. Culminó su labor con una buena estocada y cortó la primera oreja de la tarde.

El quinto no le dejó lucirse con el capote y en la muleta empezó embistiendo con brusquedad. Manzanares no volvió la cara y se midió con él en series diestras en las que tuvo que tragar. Al natural logró templar más y dibujar mejores muletazos a pesar de la aspereza de su enemigo. Se impuso Manzanares en una labor de importancia y entrega que de nuevo remató de estocada. Faena sería que tuvo el reconocimiento de la afición.  

Juan Ortega cuajó a la verónica al primero de su lote. El sevillano se meció y se durmió en alguno de los lances, haciendo que el público se pusiera de pie para ovacionarle con verdadero clamor. Incluso sonó la música en su honor. A continuación, llevó el toro al segundo puyazo con un precioso galleo por chicuelinas rematado con una gran media. Andrés Revuelta clavó dos buenos pares de banderillas y Ortega brindó al público. Comenzó con bonitos muletazos de trinchera y cuando se puso por la derecha el toro empezó a probar. Cambió a la zurda y tampoco embistió con claridad. Fue a peor el de Jandilla y no dejó construir faena. Mató de media y tres descabellos.

En el sexto regaló un par de lances y una media muy buenos. También se lució en un bonito quite por delantales rematando con buena media. Brindó al matador de toros Rafael Chicuelo, pero tampoco encontró colaboración en este toro, mirón y falto de estilo. Lo intentó sin éxito y fue ovacionado en el final de la tarde. 

Fotos Arjona-Toromedia.

Ficha del Festejo

Toros de Jandilla, bien presentados, destacaron primero, segundo y cuarto. 

El Fandi, silencio / silencio.
José Mari Manzanares, oreja / ovación.
Juan Ortega, ovación tras aviso / ovación.

Incidencias.- Más de media plaza.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here