Miguel Báez «Litri», 70 años de la alternativa.

0
120

Se cumplen hoy setenta años de la alternativa de nuestro Miguel Báez Espuny “Litri”, hecho acontecido en la plaza de toros de Valencia, donde Joaquín Rodríguez “Cagancho” le cedió la muerte del toro “Pendolito”, negro, marcado con el número 115 de la ganadería de Carlos Urquijo.

Esta alternativa tuvo su anécdota pues en el mismo festejo la tomaba Julio Aparicio. Pese a que el madrileño tenía más antigüedad y había ya toreado en Las Ventas, la cartelería oficial no daba a conocer quien la recibiría en primer lugar, sino que los nombres de los protagonistas aparecían entrecruzados en una clara maniobra publicitaria.

Este hecho recordaba a lo acontecido en las alternativas de Machaquito y Lagartijo, pero entonces se impuso la razón. Pero ahora se buscó el impacto, acudiendo a un sorteo, que se celebró a media mañana y en los corrales de la plaza de la calle Játiva. El periodista Gregorio Carrochano, con su mano izquierda ( “que es la taurina”, como dijo entonces) sacó de su `propio sombrero la papeleta en la que figuraba el nombre de Aparicio. Así se resolvió esta cuestión que la fortuna hizo que imperase la lógica.

Por lo que respecta a la actuación de Miguel en aquella tarde hay que señalar que “Pendolito”, pese a entrar cinco veces a los caballos, no hizo una buena pelea antes de que Almensilla y Villalba dejaran las banderillas. Tras la ceremonia, Litri tanteó por bajo a su oponente para, con la muleta en la mano izquierda, citar desde lejos, tardando el animal en acudir y, cuando lo hizo, al aguantar el embite, Miguel resbaló y cayó a la arena. Se rehízo y volvió al de Urquijo, acudiendo de nuevo a los cites del toreo hasta que perdió la muleta. Fue muy jaleada la tercera tentativa de Miguel de torear a su oponente que siguió toreando al natural, mostrándose muy valiente, finalizando con unas ajustadas manoletinas. Fue una buena faena sin más, donde el torero onubense acusó en demasía los nervios., pero el público quedó satisfecho por lo que, al dejar media estocada, el júbilo se desbordó y se le concedieron a toricantano las dos orejas y el rabo que, triunfante, paseó por el anillo entre grandes ovaciones.

En el sexto, Miguel volvió a estar valiente al citar desde lejos con la izquierda, aunque la faena no tuviera regularidad. Dejó un pinchazo y una gran estocada, de la que salió rebotado y, mientras el torero era recogido por sus compañeros, el toro caía derrumbado. En esta ocasión, Miguel cortó una oreja y, acompañado de Julio Aparicio, salió a hombros de la plaza y paseado por distintas calles de la población valenciana entre los vítores del público.

Tres días más tarde. Miguel actuó en la vieja plaza de Huelva en un festival a beneficio de la Hermandad de La Borriquita, actuando junto a Joaquín Rodríguez Cagancho, Gitanillo de Triana, Manuel Álvarez ‘Andaluz’, y Chaves Flores, con novillos de Flores Tassara-. Miguel mató dos y, en el primero del festejo, le cortó una pata y, en el que cerró plaza, obtuvo el rabo. Manuel Álvarez “El Andaluz” y Antonio Chaves Flores lograron el rabo de sus oponentes; una oreja cortó Gitanillo de Triana y Joaquín Rodríguez “Cagancho” fue ovacionado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here