Pepe Moral indulta y sale a hombros con Chacón y De Justo en Sanlúcar

0
207

Tarde importante en Sanlúcar de Barrameda conmemorativa de V Centenario de la primera vuelta al mundo que partió del puerto de Sanlúcar de Barrameda, Corrida Magallánica con un ruedo salada que decora en diversos colores con detalles de la gesta. También las tablas están decoradas con motivos alegóricos, vistiendo todos los actuantes y personal de plaza, trajes de la época. Indulto de Pepe Moral a “Milhijos”.

El primer cárdeno de la tarde tuvo nobleza y buen trato por parte de Octavio Chacón que brindó su faena al matador de toros malagueño Salvador Vega. Buen par de banderillas de Juan José Trujillo. Magistral Chacón en la lidia por ambos pitones, largos los naturales y con torería los pases en redondo rematados con soberbios pases de pecho, tragándose las miradas del de Victorino le aguantó y sufrñio una voltereta que lo alcanza por la taleguilla y lo coge por la espalda en la chaquetilla, afortunadamente sin consecuencias, remata con pases del desprecio antes de recetar una certera, fulminante y efectiva estocada hasta los gavilanes.

El cuarto de la tarde lo recibe por verónicas Chacón con buen aire, buen tercio de banderillas de Alberto Carrero que le obligan a saludar. Sus armas sacó Octavio que precisaba firmeza y mano diestra para embarcar la exigente embestida del Victorino. Al natural con la cara por los suelos, reponía y se volvía en las manos, mucha exigencia por parte del de Prado del Rey, para enganchar los muletazos sin verse sorprendido.  Constancia de Chacón con este ejemplar de Las Tiesas que pedía papeles. Relajado termino su faena con pases desmayados de mucho gusto. Se tiró con todo Chacón para enterrar la tizona en su antagonista.

Más cuajo y más cara tenía el segundo de la tarde para Emilio de Justo, más correoso en los primeros lances, llegó a desarmar al extremeño. Saluda la cuadrilla tras un buen tercio de banderillas. Le costaba humillar y seguir los engaños que le mostraba de Justo, el torero muy firme y decidido tiro de oficio, perdiéndole pasos en cada muletazo para no verse sorprendido. Una faena de enorme mérito y de lucha desigual, con un animal que no se lo puso nunca nada fácil. Hasta el final metido en la faena volcándose en el morrillo dejando una estocada certera.

Lances genuflexos le enjareto al quinto de la tarde Emilio de Justo en su recibo capotero para ir metiendo en la canasta a su antagonista. Ajustado par de Morenito de Arles muy aplaudido. Por alto comenzó su faena el cacereño, para centrarse en las tandas en redondo que tenía que medir y consentir ante la exigente embestida del cárdeno. Con mucha verdad le plantó cara Emilio que veía como el bravo Victorino quería comerse todo lo que tenía a su alcance. Con mucha agilidad y pies manejo las telas para sacarle lo que tenía, a un toro que no regaló nada y exigió firmeza. De nuevo la tizona viajo certera.

Salió con pies el tercero de la tarde para el torero de Los Palacios, Pepe Moral. Lo ahormo el varilarguero Juan Antonio Carbonell en un gran tercio de varas. Brindó su faena a un amigo personal para ponerse pronto en la mano en el toreo en redondo, tirando de la embestida del burel que mantenía la fijeza en todo momento.  Más le costaba al natural que se volvía con prontitud, buscando lo que se dejaba atrás. En su vuelta al toreo en redondo le costó más acoplarse con su antagonista. Estocada que precisa de verduguillo.

Cerraba la tarde un negro entrepelao que lo recibe Pepe Moral con un vistoso saludo capotero por verónicas que remata con una soberbia medía. Por delantales lo llevó al caballo que le recetó un buen puyazo. Chicuelinas al paso ejecuto para dejarlo en el segundo encuentro con los montados. Brindó al respetable Pepe Moral para esperarlo en el centro salado del albero sanluqueño y recetarle un pase cambiado por la espalda y ligar con una tanda en redondo de mucho calado. Humillaba “Milhijos” y seguía con mucho celo la pañosa que le mostraba el de los Palacios que escuchaba los oles del respetable en cada muletazo, mientas sonaba la banda de música. Pepe estaba metido en la faena y cogió la mano de los billetes. Naturales eternos, largos, humillados y con una clase infinita. Salió la raza y la casta del torero de Los Palacios que embarcaba la noble embestida que no se cansaba de embestir. Un mar de pañuelos llenaban las gradas pidiendo el indulto y Pepe Moral seguía a lo suyo, lidiando, ligando y mandando, asomó el pañuelo naranja en la balconada presidencial llegando a indultar al toro. Sencillamente soberbio Pepe Moral. Pepe Moral y Victorino dan juntos la vuelta al ruedo.

Información Oscar Violanta y galería Pedro Hidalgo

Ficha del Festejo

Toros de Victorino Martín de variado juego. Ovacionado el cuarto de la tarde en el arrastre. Insultado el sexto de la tarde Nº9 de nombre “Milhijos”

Octavio Chacón, dos orejas / dos orejas

Emilio de Justo, oreja / oreja

Pepe Moral, Saludos desde el tercio / dos orejas y rabo simbólicos

Incidencias.- Lleno en los tendidos. Se guarda un minuto de silencio por el torilero fallecido. Reconocimiento a José Luis Parada y El Marismeño por sus 50 años de alternativa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here