Temporadas con nostalgia en Huelva, año 2001.

0
63

MIRANDO HACIA ATRÁS SIN IRA: AÑO 2.001

La temporada de 2.001 mantuvo el mismo esquema de temporadas anteriores, es decir tres corridas de toros, el festejo de rejones y el cómico taurino pues la empresa consideraba ese número como el más adecuado para la demanda de la afición onubense, que solo acudía a los festejos que organizaban con motivo de las Fiestas Colombinas mientras que el resto del año el coso permanecía cerrado y no se abría ni siquiera para un festival benéfico.

   El único torero onubense que estuvo acartelado en el ciclo colombino fue Francisco Barroso que se había ganado su presencia en la feria por su excelente actuación el año anterior. Y el diestro choquero triunfó de nuevo, cortando las orejas a su primer toro al tiempo que dejaba ver sus condiciones ante las mansas reses enviadas por José Luis Pereda. Sus compañeros de cartel, Juan José Padilla y Dávila Miura, no lograron alcanzar el éxito pretendido pese a las ganas que pusieron durante sus respectivas actuaciones.  

   El día grande de las Fiestas contó con una excelente corrida gracias a la colaboración de los toros de La Dehesilla y de los deseos de Enrique Ponce, que reemplazó al lesionado José Tomás, Julián López “El Juli” y Pepín Liria. El valenciano estuvo superior con el cuarto, un gran toro que mereció la vuelta al ruedo pero que no le fue concedida, y Pepín Liria también estuvo muy bien, algo que hizo El Juli que no estuvo muy afortunado.

    Las condiciones – escasez de fuerzas y mal juego – de los toros de los Hermanos Tornay no permitieron el éxito deseado en la tercera corrida y tanto Finito de Córdoba como Morante de La Puebla se estrellaron con estos toros. El triunfador de la tarde fue Espartaco pero para ello contribuyó mucho la sensiblería de los espectadores que quisieron que el torero sevillano se despidiera en olor de multitudes de la afición onubense.

    También se despidió de la afición onubense el rejoneador Javier Buendía y, aunque no pudo triunfar como deseaba, recibió una gran ovación con la que los aficionados le mostraban su aprecio. Fermín Bohórquez falló con el rejón de muerte, perdiendo una gran oportunidad de triunfar, algo que si consiguió Pablo Hermoso de Mendoza quien, tras una sensacional actuación, abrió la puerta grande para salir triunfante una vez más.

     El espectáculo cómico taurino puso fin a la cartelería. El becerrista local Juan Luis Serrano, en una actuación cumplidora, obtuvo una oreja del becerro con el hierro de José Luis Pereda con la que paseó muy contento el ruedo.

     Una temporada en la que, desgraciadamente, los toros no colaboraron en el éxito que los actuantes buscaron. Por encima de todos, Francisco Barroso y Enrique Ponce fueron los triunfadores de la temporada onubense. 

 También tuvo tintes de despedida el festejo de rejones por cuanto Javier Buendía también se retiraba. Aunque no pudo triunfar como deseaba, se llevó una merecida oreja y el aprecio de los onubenses. Fermín Bohórquez, por su error con el rejón de muerte, perdió un triunfo que, una vez más, consiguió Pablo Hermoso de Mendoza tras otra espectacular actuación que le sirvió para abrir la Puerta grande del coso onubense.

Como siempre, el espectáculo cómico puso colofón a la temporada y, en esta ocasión, intervino el becerrista local Juan Luis Serrano, que cumplió en su actuación, ganándose un trofeo que, ufano, paseó por el ruedo. En esta ocasión, salieron al ruedo reses con el hierro de José Luís Pereda.

En suma, una temporada en la que, por desgracia, los toros no colaboraron al éxito y los actuantes se chocaron con ellos. Por encima de todos, Francisco Barroso y Enrique Ponce fueron los grandes triunfadores de la campaña onubense con unas espléndidas actuaciones.

Temporada circunscrita a las Fiestas Colombinas, abriéndose el 2 de agosto con toros de Concha y Sierra y uno de La Dehesilla. Francisco Barroso, al cortar dos orejas, fue el único que tocó pelo mientras se aplaudía a Juan José Padilla y Eduardo Dávila Miura. El día grande contó con reses de La Dehesilla y Enrique Ponce cortó dos orejas y oyó un aviso; Pepín Liria fue orejeado en ambos oponentes y Julián López “El Juli” cortó un trofeo. Al día siguiente, astados de los Hermanos Tornay y Juan Antonio Ruiz “Espartaco” cortó dos orejas mientras que Juan Serrano “Finito de Córdoba” fue ovacionado y José Antonio “Morante de La Puebla” pasó sin pena ni gloria. Reses de Viento Verde y Pablo Hermoso de Mendoza cortó un apéndice a cada toro mientras que Javier Buendía y Fermín Bohórquez lograban un solo trofeo. El espectáculo El Bombero Torero, con la actuación de Juan José Serrano en la parte seria, puso fin a la temporada.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here