Toreros de ayer: Curro Frijones

Su nombre fue el de Francisco Carrasco Serrano y nació en Huelva el 17 de junio de 1918. Muy joven actuó por vez primera ante sus paisanos en un festejo en la Escuela Taurina el 15 de mayo de 1932 y estuvo acompañado de Manuel Roig “Niño de la Isla”. Ambos repitieron actuación el 21 de agosto con erales de Pérez Santurrión.

El primero paseíllo en el coso onubense fue el 11 de junio de 1933, lidiándose erales de Juan Vides por parte de Niño de la Ilsa, José Molina y Curro Frijones. La buena actuación le sirvió para actuar unos días después, el 18 de junio junto a Miguel Pérez “Niño de la Fuente” y José Molina “Niño del nuevo Mundo” para lidiar erales de Juan Quintero.

La temporada de 1934 fue la de la explosión de Curro Frijones pues actuó hasta en siete ocasiones en su tierra. La primera el 30 de junio junto a Angelita Álamo, Carmen Martín y Fernández Torres. El triunfo le permitió repetir el 15 de junio con el Niño de la Isla, Juan Luís Ruíz y Pepe Arroyo ante erales de Esteban González. Otro triunfo y otra actuación, el 19 de agosto con reses de Arias de Reina junto a Niño del Magisterio, Niño de la Isla y Curro Espinosa. Los dos triunfadores, Niño de la Isla y Curro Frijones volvieron a medirse el 26 de agosto con reses de Antonio Campos. Una nueva actuación en la feria de La Cinta con Niño de la Isla y Curro Laíne con erales de Arias de Reina y cerrando la temporada el 23 de septiembre haciendo el paseíllo junto a José Muñoz “El Melli” y Enrique Mendoza con novillos de José Anastasio Martín Santamaría.

Dos comparecencias, tuvo Curro Frijones en la campaña de 1935. La primera el 5 de mayo para lidiar novillos de Villamarta junto a Venturita y Antonio Maestre “El Nene”. El ganado no permitió el lucimiento y no hubo triunfo. Volvió el 28 de julio para matar novillos de Arias de Reina junto a Pascual Márquez y Pepete de Triana. Esa tarde el torero onubense fue fuertemente aplaudido. Comenzó pronto la temporada de 1936 actuando el 5 de abril junto a Niño de la Isla y El Melli con novillos de López Plata, Curro tuvo una buena actuación que le valió para repetir el 24 de mayo en un cartel en el que El Niño del Tercio sustituyó a El Melli. Curro paseó el anillo y fue contratado para el 12 de julio para actuar de nuevo con Niño de la Isla y Curro Laíne ante reses de Arias de Reina y volvió a dar una vuelta al ruedo, cerrada su comparecencia en Huelva el 16 de agosto con Niño de la Isla y Manuel Maestre “Nene II” y reses de Arias de Reina en un festejo en el que no pasó nada importante.

Volvió a actuar ante sus paisanos el 11 de septiembre de 1938 junto a Manuel Rodríguez “Manolete” y Pepe Luís Vázquez que se presentaron en Huelva en un festejo organizado por Falange Española. Los novillos fueron de Murube y Frijones paseó el anillo.

Volvió a actuar ante sus paisanos el 18 de junio junto a Niño de la Isla y Vicente Vega “Gitanillo de Triana” con novillos de Conchi Sierra. Paseó el anillo. Estuvo anunciado para participar en una corrida mixta a celebrar el 13 de octubre de 1940 junto al matador Rafael Vega “Gitanillo de Triana” y el novillero El Andaluz. La intensa lluvia caída posibilitó que solo Gitanillo de Triana pudiese lidiar un astado y suspenderse el festejo tras el mismo.

Retornó a su plaza el 12 de junio de 1941 actuando con Diego Ortiz “Niño del Tercio” y Manuel Torres “Bombita” y novillos de José María del Cid. Ante el manso ganado Curro Frijones fue muy aplaudido.

Hubo después un largo parón hasta el 8 de septiembre de 1950 día en el que hizo su último paseíllo en su tierra al lado de Pepe Gallardo y Joselito Romero lidiando novillos de Miguel Núñez. El largo parón lo acusó el torero que se mostró sin sitio en la plaza, a merced de los novillos, falta de decisión y de voluntad. En definitiva, estuvo mal, excepto a la hora de matar al acabar pronto con sus dos oponentes.

A lo largo de su carrera Curro Frijones actuó en muchas ocasiones fuera de nuestra provincia consiguiendo algunos éxitos importantes, anunciándose como “Gitanillo de Huelva”. Tuvo su propia peña que contó con numerosos socios y como buen torero gitano tuvo muchísimo gusto a la hora de vestirse así como de practicar un toreo artista que llegaba con facilidad a los tendidos.

Se afincó en Madrid y en 1975 cuando auxilió a uno de sus hijos en una capea recibió una cornada que se le complicó provocándole su muerte.

Articulo de Vicente Parra Roldán

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here