LITRI ALTERNATIVA A SEBASTIÁN CHAMACO

0
235

Vicente Parra Roldán

Para el día grande de las Fiestas Colombinas de 1.984, la empresa preparó un cartel con muchos atractivos para la afición onubense por cuanto se anunciaba la retirada definitiva de los ruedos de Miguel Báez Litri, que volvía a vestirse de luces para darle la alternativa, como ya hiciera con su hermano Antonio el 14 de octubre de 1.956, a Sebastián Borrero Chamaco II. Tras muchos años, de nuevo se reunían las dos más grandes dinastías de la torería onubense.

Para la ocasión se habían elegido toros del hierro de Gabriel Rojas Fernández, todos ellos bien presentados y con bondad pero muy justos de fuerza, lo que condicionó la lidia. El peor fue el corrido en cuarto lugar, con el que el maestro Litri se despidió definitivamente de la afición onubense.

Sebastián Borrero Chamaco II compareció vistiendo un terno verde manzana y oro para recibir a Altatorre, marcado con el número 27, 495 kilos de peso y de negro pelaje. Tras un buen saludo capoteril, llegó el momento de la ceremonia, oficiada por Miguel Báez Litri, vestido de azul y oro, y con el testimonio de Paco Ojeda, quien lucía un terno corinto y oro. Y con la muleta, el choquero nos hizo recordar su primera etapa, toreando muy despacio, con mucho gusto y llegando a los tendidos donde irradiaba ilusión por contemplar a este nuevo matador por el que parecía no haber pasado el tiempo, por lo que al acabar de una estocada le llegó el merecido premio de una oreja. No pudo repetir éxito en el último de la tarde al fallar con la espada, pero el público, muy sensibilizado durante toda la corrida, le obligó a salir por la puerta grande a hombros junto a Litri para festejar la marcha y la llegada de dos toreros onubenses.

En la tarde de su adiós a sus paisanos, Miguel Báez estuvo en Litri con su personal manera de concebir el toreo y que tanto gustaba a sus paisanos. Hubo mucha emoción durante toda su actuación, especialmente en el primero de su lote porque el maestro ofreció toda su gama para el deleite de sus admiradores que, emocionados, le entregaron las dos orejas. La suerte se mostró esquiva porque el toro de la despedida, cuya faena brindó al empresario José Luis Pereda, no dio ningún tipo de facilidades para que la tarde fuese más jubilosa para el diestro, quien fue obligado a dar una clamorosa vuelta al ruedo al finalizar su actuación como reconocimiento del esfuerzo realizado para estar en estos festejos.

También triunfó ruidosamente Paco Ojeda en una tarde donde demostró el espléndido momento por el que atravesaba. Le cortó las orejas al primero de su lote después de realizar una gran faena, llena de temple y sabor, dejando patente el buen toreo que llevaba el sanluqueño, que puso muchas ganas y sentimiento además de mostrar su personalidad, su valor y su entrega  ante el toro entre las ovaciones de los tendidos. Una gran actuación que no pudo redondear en el quinto de la tarde al fallar con la espada pero dejó un recuerdo muy importante en una tarde en la que era consciente que los protagonistas eran dos toreros choqueros. Tras otra faena donde primó la personalidad del diestro y, con toda humildad, pese a haber cortado dos orejas, declinó salir a hombros para dejar que los onubenses aclamaran a Miguel Báez Litri, en su despedida de los ruedos, y al nuevo matador Sebastián Borrero Chamaco, en la tarde de su alternativa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here