COGIDA DE PIRFO EN MADRID HACE MEDIO SIGLO

0
306

Vicente Parra Roldán

Cal y arena para los aficionados onubenses dejó la primera corrida de la feria de San Isidro de hace medio siglo en la que Miguel Báez “Litri”, Antonio Chenel “Antoñete” y Diego Puerta lidiaron un encierro del Conde de la Corte remendado con dos reses, una del Marqués de Albayda y otra de El Pizarral.

Las reses condesas tuvieron trapío, afiladas defensas, sentido y fuerza, resultando especialmente peligrosos los corridos en segundo y cuarto lugar que se cernían en el engaño y buscaban el bulto. También el sexto se colaba peligrosamente por el lado derecho y volteó aparatosamente a Diego Puerta. Uno del marqués de Albayda fue devuelto y sustituido por uno de Diego Passanha, que, a su vez, fue devuelto y le reemplazó uno de El Pizarral.

Miguel Báez “Litri” fue aplaudido en unos apretados lances. Empezó su faena de muleta por ayudados por alto para seguir con derechazos valientes, pero el toro se agotó y tuvo que matar de estocada y dos descabellos siendo aplaudidos. En el otro, muy peligroso, el onubense estuvo breve y por la cara para dejar un pinchazo, estocada y un descabello siendo silenciado.

No estuvo muy lucido Antoñete en su lote. A su primero le hizo faena de aliño para matar de cinco pinchazos y cuatro descabellos. En el quinto, tras un comienzo prometedor, sufrió una colada que le desanimó para realizar una faena breve y concluirla de pinchazo, estocada delantera y tres descabellos. En ambos, el madrileño fue pitado.

El sevillano Diego Puerta fue el triunfador de la tarde en la que estuvo torerísimo y derrochando valor. Toreó superiormente de capa y muleta a su primero, con arte, temple y mando para matar de estocada corta y tres descabellos, cortando una oreja. En el que cerró plaza, toreó magistralmente por naturales y derechazos y, en uno de ellos, fue enganchado y lanzado al aire para continuar, entre ovaciones, con pases temerarios. Perdió ambos trofeos por culpa de los aceros que necesitó de pinchazo, estocada y ocho descabellos, dando una triunfal vuelta al ruedo.

En la enfermería de la plaza fue asistido el banderillero onubense José Leandro “Pirfo” de una herida en el tercio medio, en la cara posterior del muslo izquierdo, que interesó pie, tejido celular, aponeurosis, con una trayectoria hacia arriba y afuera de diez centímetros que produjo destrozos en los músculos bíceps, siendo calificado su estado de menos grave. Pirfo tardó en curar unos diez días y reapareció en la feria del Corpus de Granada.

También fue asistido Antoñete de una antigua lesión de rotura de fibras musculares del bíceps del muslo derecho así como el picador Francisco Cenjor de la Plaza de una contusión torácica en el hemitorax izquierdo siendo calificado su estado como reservado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here