Alejandro Marcos triunfó en Salamanca, saliendo por la puerta grande.

Plaza de Toros de Salamanca

Cuarto festejo de la Feria de la Virgen de la Vega, con toros de Francisco Galache para Morante, El Juli, y Alejandro Marcos.

La añeja torería de Morante preño de arte el coso de La Glorieta, desde el percal a la pañosa, pasando por un tercio de banderillas, el de la Puebla dejo ese regusto a toreo añejo desde que realizó el paseíllo. Las láminas de Galache cayeron en manos del genio de la Puebla, quien apretado en sus maneras dibujo lances para el recuerdo y la memoria de los aficionados. Faroles, ayudados por alto, pases del desprecio, naturales, pases de pecho, medias de cartel… todo reunido en dos faenas que ya forman parte de la historia y este particular año de Morante, que apuesta por lo distinto y lo variado en encastes y suertes. Tenemos Morante para rato. Rozó la puerta grande de ser atendida la petición mayoritaria del respetable en el cuarto de la tarde, recibiendo una gran bronca el palco presidencial por no concederle los dos trofeos.

El Juli no dispuso del lote propicio para desarrollar su tauromaquia, un lote de bella factura al que le falto mucho para hacer faena, abrevió El Juli en ambos astados tras intentar el toreo fundamental sin oponente que siguiera sus indicaciones.

Alejandro Marcos toreaba en casa y se notó desde el recibo vistoso de capote, jugando bien los brazos y enganchando al Galache en cada viaje. Bien Sandoval en los del Castoreño con un gran puyazo. Tras un brindis al cielo por el maestro Juan José se disponía a iniciar la faena el salmantino y el toro salió de najas buscando las tablas. Tuvo que ir a buscarlo y llevarlo a medios para plantarle faena, medida y justa por la falta de colaboración de su antagonista que se apagó pronto.

Dicen que hasta el rabo todo es toro, y fue en el sexto de la tarde donde aguardaba lo mejor de la tarde. Y no lo desaprovechó Alejandro Marcos, luciendo al de Galache y enjaretándole una faena de enorme calado que llegó con fuerza a los tendidos, medida, sentida y con poso, muy firme y con mucho sentido del espacio y los tiempos supo entender al de Galache para arrancarle las dos orejas.  

Ficha del Festejo

Toros de Francisco Galache, de vistosos pelajes y hechuras. Ovacionado el cuarto en el arrastre.

Morante de la Puebla, ovación tras dos avisos / oreja con fortísima petición de la segunda

El Juli, silencio / silencio

Alejandro Marcos, ovación / dos orejas

Incidencias.- Lleno en los tendidos con el aforo permitido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here