Festejos del Domingo de Resurrección Onubense.

0
150

Hace más de medio siglo que no se celebra un festejo taurino en una fecha tan señalada como el Domingo de Resurrección que, en otra época, era muy taurina y, en la mayoría de las ocasiones, servía para abrir la temporada.

En los últimos setenta y cinco años hemos encontrado algunos festejos de los que vamos a dar cuenta en este artículo. El primero de ellos se celebró el 14 de abril de 1946 y fue un festival en el que se lidiaron novillos del Conde de la Maza para Diego Gómez “Laíne”, Manuel Roig “Niño de la Isla” y Pepe Pijo. Al no llegar a tiempo “Espartelo de Méjico”, “Laíne” mató a dos. Las reses no colaboraron al lucimiento de las espadas y solo fue galardonado “el Niño de la Isla” con los máximos trofeos. El festejo fue en homenaje al empresario de la plaza, el siempre recordado, Enrique Gallango.

La novillada celebrada el 28 de marzo de 1948 fue histórica por cuanto supuso la presentación en Huelva de Juan Barranco Posada y Miguel Báez “Litri”, quienes actuaron junto a José Utrera “Costillares” en la lidia de dos erales de Gerardo Ortega y cuatro de Esteban González Camino. Posada totalizó cuatro orejas y “Litri” además cortó un rabo. “Costillares” escuchó los tres avisos en el primero de la tarde.

El 10 de abril de 1955 se celebró una novillada con la participación de Manolo Villalba, Manuel Naranjo “Naranjito” y Curro Montenegro con reses de José Carvajal que no pasaron de regulares. La única oreja de la tarde la obtuvo Curro Montenegro, paseando el ruedo en uno de sus toros Villalba y siendo muy aplaudido el valverdeño “Naranjito”. En ese festejo resultaron heridos los banderilleros Enrique Frijones y “El Melli”.

En 1959, concretamente el 29 de marzo, se celebró una novillada de promoción, contando con las actuaciones de Manolo Puga, Vicente Barroso, Juan Miguel Abad, Diego Gómez Maldonado, José Castilleja y Nicolás Garrido ante erales de Hidalgo Martín. Maldonado cortó la única oreja del festejo, en el que también triunfó Abad que paseó el anillo y pasando sin pena ni gloria los otros cuatro actuantes.

El 18 de abril de 1965, con utreros de Joaquín García Valdecasa, actuaron Antonio Muñoz “Batalla”, Rafael Astola y Paco Cantero. Fue una buena tarde en la que el onubense cortó tres orejas; Astola obtuvo dos apéndices y Paco Cantero logró una.

Otra novillada se celebró el 10 de abril de 1966 con reses de Clemente Tassara y Antonio Muñoz “Batalla”, Pepe Luis Segura y Fernando Rodríguez “El Almendro” en el cartel. “Batalla”, que cortó una oreja en su primero, resultó herido al hacer un quite al tercero de la tarde recibiendo una cornada en el tercio medio de la cara anteroderecha del muslo derecho con dos trayectorias: una hacia abajo, de 25 cm de extensión con desgarro de abductores y vasto interno, y otra hacia arriba que desgarra por completo la arteria femoral profunda y colaterales, siendo calificada como gravísima. “El Almendro” cortó tres orejas y Segura obtuvo dos de su primero.

En 1967, el 26 de marzo, se celebró una corrida de toros de Eusebia Galache. Rafael Ortega, que sustituyó a Chamaco, cortó una oreja en el que abrió plaza, y Palomo Linares obtuvo las dos del que cerró la corrida en la que Curro Romero pasó sin pena ni gloria. Este fue el último festejo en nuestra ciudad un Domingo de Resurrección. Ya ha llovido desde entonces.

Artículo de opinión de Vicente Parra Roldán

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here