Pasaremos otra temporada sin festejos como ocurrió en 1931

0
82

La actual situación que padece la afición taurina onubense no es nueva por cuanto ya en otra ocasión se vio muy limitada en cuanto a festejos. Sucedió en el año 1.931 en el que las puertas de la plaza de toros de Las Colonias no se abrieron para espectáculos taurinos. Menos mal que, por entonces, existía la Escuela Taurina que, echándose para adelante, fue capaz de organizar siete novilladas.

En aquellas fechas había dos problemas en el mundo taurino onubense. Por un lado, los aficionados no acudían a los tendidos de la plaza en la medida esperada y la empresa acumulaba grandes pérdidas y, en los últimos años, ofrecía festejos sin mucho interés que hacían que el público acudiera en menor medida. Y, por otra parte, los propietarios del edificio no encontraban la rentabilidad prevista cuando invirtieron en la construcción del edificio y amenazaron con su cierre y derribo salvo que el Ayuntamiento adquiriese el inmueble y Huelva pudiera continuar contando con una plaza de toros confortable.

La organización por la Escuela Taurina de festejos hizo posible que muchos aficionados onubenses tuvieran su oportunidad. Y, en sus carteles, formaron parte Aurelio Carreño “Carreño II”, Francisco Gómez “Laine II”, Miguel Rodríguez “Cagancho II”, José Arroyo, José Blanco “Blanquito”, Diego Gómez “Laine”, Eduardo Pérez “Bogota”, Miguel Bernal Carrión, Rafael Saco “Cantimplas”, Juan Luis Ruiz y Antonio Maestre “Nene I”. Algunos de ellos, actuarían tiempo después en la plaza de toros de la Avenida Cristóbal Colón.

Por lo que respecta al segundo problema hay que reconocer la encomiable labor llevada a cabo por el Club Taurino Onubense que se hizo cargo de la gestión empresarial, montando hasta once espectáculos, entre ellos una corrida con la presencia de Domingo Ortega y Manolo y Pepe Bienvenida para Colombinas y otra con Chicuelo, Vicente Barrera y Domingo Ortega para la Cinta.

Años después se produjo una situación casi similar a la descrita. Ocurrió en el año 1.959, cuando tan sólo se celebró una novillada sin picadores en toda la temporada, aunque los aficionados pudieron disfrutar con la lidia de cuatro toros de Buendía por parte de Miguel Báez “Litri” y que sirvieron para el rodaje de la película “El Litri y su sombra”. Muy parecida fue la temporada de 1.960 pues contó con una corrida de toros, con ganado de Tomás Prieto de la Cal, para los rejoneadores Ángel y Rafael Peralta y los matadores Curro Girón, Diego Puerta y José Julio y, al día siguiente, la banda de El Empastre, con Lázaro Gallegos “El Nini” en la parte seria.

¿ Se repetirá esta temporada la situación? En estos momentos, es imposible saber que va a suceder.

Por Vicente Parra Roldan

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here