Toreros de ayer: Sebastián Borrero, Chamaco II

De forma sorprendente, al desconocerse su vocación taurina, se anunció para el 18 de julio de 1.964 la presentación en Huelva de Sebastián Borrero que se anunciara con el apodo de Chamaco II. El hermano del maestro actuó aquella tarde al lado de Pablo Gómez Terrón y José Luis Caetano para lidiar utreros de . Aquella tarde, Chano, como se le conocía cariñosamente, vistió un terno blanco y oro y dejó asombrado a los aficionados que llenaron los tendidos con dos espléndidas faenas que fueron galardonadas con dos apéndices cada una de ellas y saliendo triunfalmente a hombros por la puerta grande.

Este triunfo le sirvió actuar dos tardes en las Fiestas Colombinas. La primera fue el 2 de agosto con José González Copano y Pablo Gómez Terrón con astados de Carlos Núñez. Realizó dos faenas llenas de arte y valor que enaltecieron a los espectadores que se entregaron al joven espada que volvió a pasear cuatro orejas por el albero onubense y salir otra vez a hombros de los aficionados.

Dos días después hizo el paseíllo al lado de Manuel cano “El Pireo” y Pablo Gómez Terrón para lidiar utreros de Guardiola. Chamaco II de nuevo triunfo ruidosamente al cuajar dos grandes faenas, aunque no lograse trofeos en su primero al fallar con los aceros, logrando las dos orejas del que cerró plaza.

Hubo un período de tiempo en el que no pisó el albero onubense, al que retornó para las Colombinas, actuando el 4 de agosto de 1.966 junto al rejoneador Álvaro Domecq, Fernando Rodríguez “El Almendro” y Rafael Romero con reses de Rincón Cañizares. La suerte le fue esquiva a Sebastián en el sorteo y su primero fue ilidiable, por lo que se limitó a machetear por la cara, repitiéndose la historia en el otro, en el que se saltó un espontáneo. El público comprendió lo sucedido y aplaudió a Chamaco para agradecerle su decisión.

Se despidió de la plaza de Las Colonias el 8 de septiembre, actuando con Jesús Abril y Rafael Romero en la lidia de novillos de Joaquín Buendía. Cuando Sebastián hacía un quite al primero de la tarde fue empitonado y, en la enfermería, fue atendido de una herida a nivel del testículo derecho con desgarro completo de la bolsa en una extensión de diez centímetros, con contusión y hematoma , siendo calificado su estado como de menos grave.

Su siguiente actuación ante sus paisanos fue en la Monumental en un festival celebrado el 8 de diciembre de 1.969 en el que intervino junto a Julio Aparicio, Miguel Báez “Litri”, Juan Posada, su hermano Antonio, Jaime Ostos (que sustituyó a Diego Puerta), Paco Camino y el novillero Gabriel Puerta para lidiar reses de Carlos Urquijo. Sebastián, que ya estaba alejado del mundo taurino, recordó sus buenos tiempos y logró cortar dos orejas.

Intervino en otro festival celebrado en la Barriada de la Hispanidad el 22 de octubre de 1.983 junto a Litri, su hermano Antonio, Emilio Silvera y Pedro Luis Bosch con reses de los Hijos de Celestino Cuadri. Por entonces pensaba volver a la actividad y puso muchas ganas y pulcritud en una gran faena que malogró con los aceros, siendo muy ovacionado.

Y, con ocasión de la reinauguración de La Merced, Sebastián pensó en dar el salto a matador de toros y se anunció el 3 de agosto de 1.984 para que Miguel Báez “Litri”, en presencia de Paco Ojeda para lidiar reses de Gabriel Rojas. Sebastián Borrero Chamaco II compareció vistiendo un terno verde manzana y oro para recibir a Altatorre, marcado con el número 27, 495 kilos de peso y de negro pelaje. Tras un buen saludo capoteril, llegó el momento de la ceremonia, Y con la muleta, el choquero nos hizo recordar su primera etapa, toreando muy despacio, con mucho gusto y llegando a los tendidos donde irradiaba ilusión por contemplar a este nuevo matador por el que parecía no haber pasado el tiempo, por lo que al acabar de una estocada le llegó el merecido premio de una oreja. No pudo repetir éxito en el último de la tarde al fallar con la espada, pero el público, muy sensibilizado durante toda la corrida, le obligó a salir por la puerta grande a hombros junto a Litri para festejar la marcha y la llegada de dos toreros onubenses.

Su última actuación en Huelva fue el 8 de septiembre de 1.984 en un festejo mixto con las intervenciones del rejoneador Rafael Gutiérerz, el matador Vicente Salamanca y el becerrista Juan Pedro Galán. Sebastián lidió astados de José y Francisco Ortega Sánchez. En esta ocasión, Chamaco II no encontró animales propicios para su forma de concebir el toreo pero tampoco estuvo el onubense muy decidido durante toda la tarde, quizás pensando que, tras la alternativa, había llegado el momento de decir adiós a la profesión, por lo que su paso por la plaza fue poco afortunado y sin dejar ningún poso de su actuación en una tarde que no pasará a su historia personal salvo porque fue la última en la que se vistió de luces. Tampoco el público estuvo con el paisano y, al finalizar su labor con el quinto del largo festejo, le abroncó sin miramientos.

Esta fue la trayectoria de Chamaco II en su tierra, donde actuó en nueve ocasiones, siendo dos corridas de toros, cinco novilladas picadas y dos festivales.

Artículo de opinión de Vicente Parra Roldán.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here