Tres dinastías taurinas Onubenses.

0
531

A lo largo de la historia, muchas curiosidades dinásticas se han producido en el panorama taurina. Y, lógicamente, en Huelva también se han dado las dinastías compuestas por abuelos, padres e hijos. Incluso contamos con una en la que también el bisabuelo fue torero, la de los Litri, la más antigua de España.

También hay numerosos casos en los que padre e hijo han desarrollado la misma profesión y, por supuesto, hay varios casos de hermanos que han actuado como toreros en las distintas plazas que han existido en la ciudad de Huelva.

A estas dinastías vamos a dedicarles varios capítulos para que sean conocidas por todos los aficionados y por el público en general.

La primera dinastía que nos encontramos es la formada por Manuel Báez “El Mequi”, sus hijos Miguel Báez Quintero, primer Litri de la historia, y Lucas Báez Quintero “Lúcora”; sus nietos José Rodríguez Báez, Manuel Gómez Báez ”Manolito Litri” y Miguel Báez Espuny y su bisnieto Miguel Báez Spínola. Ante esta proliferación, bien hicieron los distintos miembros de la dinastía no enumerarse en los carteles.

¿Se ha cerrado la dinastía Litri? En Madrid vive un joven llamado Miguel Báez y que es el llamado a continuar la saga. ¿Lo veremos algún día en los ruedos? Es una pregunta que se hacen muchas personas.

LOS PIRFOS
Otra amplia dinastía que nació a comienzos del pasado siglo y ha existido hasta hace unos pocos años.
La inició Gregorio Leandro Gómez que tuvo como apodo el de Mellaíto de Málaga con el que trató de abrirse camino en el difícil mundo de la tauromaquia. Le siguió su hermano Francisco que actuó en la segunda década del pasado siglo y ya se anunciaba como Pirfo. El tercer miembro de la dinastía fue Manuel que actuó habitualmente como banderillero.

Le siguió José Leandro Muñoz, hijo de Francisco y sobrino de Gregorio y Manuel. Debutó en Huelva en el año 1.939 y durante una larga etapa luchó por abrirse paso pero, comprendiendo las dificultades, en 1.950 se hizo banderillero para actuar a las órdenes, entre otros, de José María Clavel, Antonio Borrero “Chamaco”, Diego Puerta y Rafael de Paula.

Con ocasión de un festival beneficio en el que Pepe Pirfo actuó junto a Manolo Roig “Niño de la Isla” y Joselito Romero, sacó al ruedo a su hijo, Francisco Leandro Leyva. De esta forma se inicia la carrera de Paco Pirfo que actuó en un buen número de novilladas durante los cinco años que permaneció como torero en activo. Después se retiró y ha sido profesor de las diversas Escuelas de Tauromaquia que han existido en nuestra ciudad y han apoyado a muchos jóvenes. En la actualidad ejerce como asesor taurino de la presidencia de la plaza de La Merced.

Parece que esta dinastía ya no tendrá continuidad porque los nuevos Pirfo están dedicados a otras actividades, muy lejanas del mundo del toro.

LOS SILVERA
La tercera gran dinastía onubense es la constituida por la familia Silvera, en la que el abuelo, el hijo y el nieto se han anunciado con idéntico nombre, Emilio Silvera.

El abuelo debutó en la añeja plaza de Huelva el 14 de julio de 1.957. Estuvo varios años en activo, llegando a ser requerido para doblar a uno de los miembros de la familia Litri en la película, estrenada en el año 1.959,”El Litri y su sombra”. Actuó en Hueva en las temporadas de 1.958 y 1.961. alejándose de la profesión.

Su hijo debutó en la Monumental Plaza el 5 de octubre de 1.980 en un festival benéfico junto a Francisco Ponce “Currito” y Manuel Suero “Batalla”. En ese coso tuvo dos actuaciones más. En la plaza de La Merced fue el primer torero en cortar un rabo y es el torero que más veces ha hecho el paseíllo, totalizando 31 actuaciones, de las que tres lo fueron en novilladas picadas, seis en festivales y en veintidós corridas de toros, siendo el único que, tras más de treinta años, ha actuado a pie en solitario. Está prácticamente alejado de la profesión aunque todavía tiene la esperanza de actuar en la corrida de la alternativa de su hijo.

El nieto de la dinastía y no el hijo, como popularmente se le conoce, es aún novillero e hizo su debut en la plaza de La Merced en la temporada 2.016 y, como curiosidad, en tras tres ocasiones que ha actuado ha sido en la misma fecha, el 3 de agosto, día grande de nuestras Fiestas Colombinas. Tenía intención de haber tomado la alternativa en el pasado mes de agosto, pero las circunstancias le hicieron desistir y es de esperar que para el próximo año alcance ese esperado doctorado, segundo de la dinastía.

En un próximo artículo nos referiremos a los padres e hijos que han actuado en los cosos de nuestra capital.

Artículo de opinión de Vicente Parra Roldán.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here