Urdiales sella la tarde en Santander con un trofeo.

Segunda de abono de la feria del norte en Santander, el coso de cuatro caminos acogía la primera de las corridas de a pie, con los toros de El Puerto de San Lorenzo y la Ventana del Puerto, para una terna formada por Morante de la Puebla, Diego Urdiales y Pablo Aguado. Tan solo el riojano Diego Urdiales paseo un trofeo en una tarde de mucha torería.

El primero de la tarde de nombre Joyito, herrado con el número 62, ha marcado un peso en la báscula de 525kg le corresponde a Morante De La Puebla. Destapó Morante sus ganas desde el inicio capotero y tuvo que pedir auxilio a sus subalternos para que le cortaran el toro por la polvareda que se formó y que dejaba sin visión al propio torero. Tras un ligero paso por los montados y probarlo pedía el cambio de tercio para dejar a su cuadrilla un aseado tercio de banderillas. Sin probaturas se encomendaba Morante a sus ancestros para prodigar una faena en la parte más húmeda de la plaza, para evitar la temible polvareda, encajado metiendo el mentón y con el compás abierto el cigarrero metía en la canasta a su antagonista en series medidas y de buen trazo. Lo intentó por el pitón izquierdo y un derrote mando la franela al viento cazándola al vuelo, con la ovación del respetable. Suavidad y mando en su primero que no refrendó con los aceros, tras dejar un mete y saca le propinó una casi media en buen sitio que fue suficiente.

El segundo de la tarde, de nombre Parasolillo, esta herrado con el número 43, ha marcado un peso en la báscula de 467kg, para el riojano Diego Urdiales. Bellos detalles con el capote, lo lleva a los medios y remata con una media, cae el caballo en el primer puyazo, el segundo más medido. Brinda a los tendidos el espada riojano, para enmarcar una faena de mucho calado de principio a fin, donde el espada mostró al astado, dejándole expresar su toreo en tandas en redondo muy reunidas y con mucha enjundia. Inicia su tarde en Santander con una merecida oreja tras una certera estocada hasta los gavilanes.

El tercero de la tarde de nombre Liviano herrado con el número 128, con 504 kg en la romana, para el sevillano Pablo Aguado. Con ganas cogió la franela el sevillano para iniciar una faena que necesitaba de un antagonista con más brío. Templada sus formas y su tempo tanto en redondo como al natural. Dejó patente sus enormes ganas en el toreo al natural. No fue la tizona lo mejor de su primero.  

El cuarto de la tarde de nombre Inspector herrado con el número 118 y de 441 kg para Morante de la Puebla. No estuvo acertado con el percal ante un astado que le faltaba humillación y ritmo en su embestida. Enorme con los palos Juan José Trujillo. Hincó la rodilla en tierra Morante para comenzar su faena en pases por alto embarcando la embestida del burel que acometía con firmeza, las tandas en redondo seguían en su repertorio con mando y templadas series. Torero desplante cerraba una serie con mucho garbo. Metió riñones Morante para enjaretar una serie en redondo de más calado, jaleado por los oles calurosos del respetable. Cerró la faena al natural con desplantes de torero añejo. La tizona no estuvo en el camino acertado precisando de un acertado descabello rodilla en tierra.

El quinto de la tarde de nombre Cantillano herrado con el número 29 y de 536 kg para Diego Urdiales. Ovación para Pirri tras dos buenos pares que brinda al cielo. Más informal y con menos raza este quinto de la tarde al que le presenta la franela el riojano sin que su enemigo muestre el más minimo interés ni humillación. Más ganas de agradar el torero, que de embestir del de El Puerto. Sacar agua de un pozo vació es ardua tarea para cualquiera. La tizona una vez más viajo certera hasta la cruceta.

El sexto de la tarde de nombre Medilón herrado con el número 30 y de 496 kg para Pablo Aguado. Metía la cara con codicia en la pañosa de Aguado, que mecía con temple la embestida por ambos pitones rematando la serie con una vistosa media muy torera. Prestó acudió a la vara que le mostraba el del castoreño en su única entrada en los montados. Buenos pares de Iván García que obligan a desmonterarse. Destapó Aguado su torería para meter en la canasta al cierra plaza, llevando al burel embebido en la muleta sin darle tiempo a pensar entre muletazo y muletazo.

Crónica de Libertad Rodríguez.

Ficha del Festejo

Toros de Puerto de San Lorenzo (1 y 5), La Ventana del Puerto (2, 3, 4 y 6), de variado juego.

Morante de la Puebla, ovación con saludos /  ovación con saludos tras aviso

Diego Urdiales, oreja /  ovación con saludo tras aviso

Pablo Aguado, silencio / ovación tras petición

Incidencias.- Tras el paseíllo sonaron los acordes del himno nacional. Algo más de tres cuartos del aforo permitido en tarde calurosa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here