José Antonio Salas, única oreja en San Cristóbal. Rafa Serna lo más destacado.

0
96

El español Rafael Serna, falló a espadas, la faena más relevante de la tarde con el cierraplaza.

José Antonio Salas cortó la oreja del que abrió plaza, gracias sobre todo a una gran estocada, que tiró sin puntilla al novillo. Dejó detalles con el capote y muletazos sueltos, con clase y gusto. Ante el complicado cuarto, quedó de manifiesto su voluntad y cumplió de forma correcta.

El español Rafael Serna se presentó dejando una gratísima tarjeta. Desarrolló oficio y capacidad ante un lote realmente complicado. No pudo hacer mucho ante el tercero, al que toreó con gusto y disposición. Su inicio de faena fue vibrante y se impuso desde el principio a su deslucido oponente. Ante el complicado sexto, llegaron los mejores momentos de la tarde-noche. Rafael Serna instrumentó una faena al alza que caló hondo en los tendidos. Desde el quite por chicuelinas –ajustadísimas- hasta el remate final de faena, todo fue entrega y buen toreo del sevillano por ambos pitones. Lamentablemente la espada no quiso entrar y escuchó una rotunda ovación que le obligó a saludar.

Joselito Vázquez recibió con una larga cambiada a portagayola a su primero, lanceándolo bien a pies juntos. Animoso en banderillas y solvente, el joven novillero que logró varias series de buenos muletazos, pero la faena no terminó de tomar vuelo. Ante el quinto, volvió a mostrarse entregado en banderillas, y dejó destellos con la muleta.

Ficha del Festejo
Novillos de San Antonio, desiguales de presentación y juego. Noblotes primero y segundo, complicados tercero y quinto. Complicado el cuarto y muy difícil el sexto, orientado y con peligro.

José Antonio Salas, (negro con seda blanca) Oreja y palmas.
Joselito Vázquez, (verde botella y oro) Palmas tras aviso y palmas tras aviso.
Rafael Serna, (gris pizarra y oro) Palmas y ovación con saludos.

Incidencias.- Algo más de un cuarto de plaza. Destacó en la brega Mauro David Pereira. El español Rafael Serna se presentó en Venezuela con el novillo “Enviudado”, Nº 40, negro de capa.

Dejar respuesta