Ponce, doble trofeo en Santa María de Querétaro.

0
225

Una tarde muy emotiva pasada por viento, que molestó mucho a los toreros. Se registraron tres cuartos de entrada en la Plaza Santa María de Querétaro, y se lidiaron tres toros de Carranco justos de presentación, que se dejaron meter mano, sobresaliendo el lidiado en tercer lugar que mostró clase en su embestida y tres de Barralva, bien presentados y buenos en general, sobresaliendo el que salió en cuarto lugar, que tuvo petición de indulto.

Ponce en Queretaro
Enrique Ponce: Al tercio y dos orejas

José Antonio “Morante de la Puebla”: Palmas y abucheos.

Octavio García “El Payo”: Oreja y Ovación muy fuerte.

Detalles:

El Payo, sufrió una voltereta muy fuerte al lidiar al que cerró plaza, sangrando fuertemente de la nariz, regreso a pasaportar al astado.

___________________

Muy emotivo se tornó el ambiente, cuando los niños salieron a dar la vuelta al ruedo al terminar el paseíllo, con lonas que decían “Gracias papa por traernos a los toros”, esto en manifestación por la prohibición que se ha desatado en Querétaro en contra de que los niños vayan a disfrutar de la fiesta brava, y por supuesto los toreros no se hicieron esperar y de inmediato los tomaron de la mano y los acompañaron a dar la vuelta al ruedo, para después prestarles la montera para que agradecieron al respetable.

Abrió la tarde el primero de Carranco, un colorado bien presentado, que resultó soso, Enrique Ponce ejecuto una serie de verónicas templadas y estéticas, con la muleta, estuvo voluntarioso cuajando muletazos de mucha calidad, lo mató de estocada tendida, para saludar en el tercio.

La faena grande vino con el que hizo cuarto, un toro de Barralva de mucha calidad, que desde que se abrió de capa, cuajo verónicas templadas, a pesar del vendaval que molesto toda la tarde, Enrique con la muleta, estuvo en plan de maestro, toreando en redondo por el pitón derecho, dejándole la muleta en la cara al extraordinario astado, al natural cuajo muletazos de gran temple, sobreponiéndose al viento, en ese momento, empezaron a aflorar los pañuelos blancos en demanda del indulto del astado, el juez ordenó que se tirara a matar, rematando la faena con las Poncinas, flexionando una pierna, que ocasionaron la locura en los tendidos. Lo mató de pinchazo y estocada entera, para cortar dos orejas y otorgarle al toro la vuelta al ruedo, bajo una ovación cerrada.

Buena serie de verónicas la que regalo Morante de la Puebla, para rematar al buen toro de Barralva con una media de pintura, con la muleta dejo muletazos muy artísticos y templados, de pronto se vino abajo la faena. Lo mató de estocada para ser ovacionado.

Con el segundo de su lote de Carranco, no quiso saber nada, se lo acabaron en el caballo y se quedó parado, defendiéndose, lo mató de varios pinchazos y descabello, para ser fuertemente abucheado.

El torero de casa Octavio García El Payo, recibió al primero de su lote de Carranco, un toro espectacular de pinta, con lances a pies juntos de mano muy baja, para rematarlo con una media de antología, con la muleta se fue a los medios del ruedo, para torear de rodillas por derechazos pasándose al toro muy cerca, ya de pie, instrumentó muletazos templados, de mano baja, y el toro arrastrando los belfos por la arena y embistiendo en cámara lenta, por momentos le enganchó la muleta, dado al viendo que seguía molestando, lo mató de estocada entera en buen sitio, para cortar una oreja.

Con el que cerró plaza, de Barralva un buen toro, inició con lances pegado a tablas de mano muy baja, con la muleta inició con un cambiado en tablas que erizó la piel al respetable, enseguida pegó derechazos de mano baja casi en redondo, al natural toreo muy largo y templado, en el momento en que la faena iba subiendo de tono, se tropezó con la muleta y cayó a la arena, queriendo enmendar, le pegó un derechazo de rodillas, el toro regresa con codicia y le pega un derrote seco y lo mandó a volar por los aires, rematandolo en el piso de plaza, muy maltrecho y con la nariz ensangrentada, regresó a matar al astado, con una estocada entera en buen sitio, para que pidieran la oreja que no fue concedida, retirándose a la enfermería entre gritos de torero, torero.

Fuente: torosenelmundo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here