Ponce y El Califa de Aragua indultan. Apoteósica tarde en Mérida.

0
107

Corrida apoteósica la que se ha efectuado este lunes de carnaval, donde todos los protagonistas han salido a hombros, se han indultado un par de toros con el corte de un rabo y nueve orejas, inédito en la historia de la Plaza Monumental Román Eduardo Sandia.

ponce-2or-rabo-comana-1 Merida

Mérida. Con el cartelito de no hay billetes, papel agotado y una plaza que registró un lleno rebosante se efectuó la penúltima corrida del Carnaval Taurino de América, tarde en que se ha corrido toros de la ganadería Los Ramírez, encierro de variado pelaje, presentación, con un excelente juego y comportamiento, toros con motor (movilidad), bravos y enrazados, solo el último que manseo acusó genio del malo.

Corrida grandiosa donde el público vivió en todo su esplendor, la emoción, colorido de la magia del toreo, conjugándose la torería, entrega de Enrique Ponce, Alejandro Talavante y El Califa de Aragua, donde cada quien con su forma de interpretar el toreo lograron que unas 16.500 almas vivieron y sintieron por más de dos horas intensas emociones que solo se vive en una tarde de toros.

De nuevo volvimos a ver la maestría de Enrique Ponce, bordando el toreo en sus dos oponentes, Ponce estuvo cumbre dictando cátedra, faenas, largas e indescriptibles, ligadas, acompasadas, al primero de la tarde “Grumeta”, signado en sus lomos con el 236 y de 437 kilos de peso le despachó con una ración entera para cortar dos orejas, en su segundo Ponce logró el perdón de vida a “Demorado” no sin antes realizar aquilata labor, donde el público de pie solicitud el indulto del bonito y bravo ejemplar. Lo que le valió las dos orejas y el rabo simbólicos.

Enrique Ponce no compartió la salida a hombros, con sus compañeros de cartel y el ganadero, al salir de viaje una vez que indultó el cuarto de la tarde.

En su segunda actuación Alejandro Talavante, rubricó lo realizado en su primera tarde, redondeando la del lunes de carnestolendas con el corte de tres orejas, dos a su primero y una en el quinto, no sin antes ejecutar variada, alegre labor rematadas con el acero.

El Califa de Aragua también saboreó las mieles del triunfo al indultar a “Harrys”, corrido en tercer lugar, toro boyante, de excepcional bravura, noble y fijo en los engaños, donde el Toreo de Aragua estuvo artístico con la capa, espectacular en banderillas y de variado matiz artístico con la muleta, el público eufórico pide el perdón de vida para el bravo de Los Ramírez, lo que le valió pasear dos orejas; en el último de la tarde-noche El califa abrevió ante las malas condiciones de su oponente. Dos orejas para El Califa y los máximos trofeos para Ponce.

Sencillo el nuevo reglamento que rige la plaza de toros de Mérida, lo indica muy claro, todo depende de la calidad artística de las faenas que se le hayan realizado a los toros que pudiesen ser indultados, quizás alguna tarde llegue la ocasión que algún coleta limitado en su toreo lograse el perdón de vida de un toro y al matador por su condición la Comisión Taurina no premiase su labor con el corte de orejas.

Ficha del Festejo
Toros de Los Ramírez, encierro de variado pelaje, presentación, con un excelente juego y comportamiento.

Enrique Ponce, dos orejas / dos orejas y rabo simbólicos
Alejandro Talavante, dos orejas / oreja
El Califa de Aragua, dos orejas simbólicas / silencio

Incidencias.- Saludaron en banderillas Salvador Moreno y en la brega Fabián Ramírez y Eduardo Graterol. En la vara destacado puyazo de Gregorio Prieto. Enrique Ponce se le concedió un rabo antirreglamentario, pues está establecido en esta plaza que tras indulto se le premie solamente con las dos orejas.

Dejar respuesta