Temporadas con nostalgia en Huelva, año 1981.

0
85

MIRANDO HACIA ATRÁS SIN IRA: AÑO 1.981

Nadie se podía imaginar que la temporada de 1.981 sería la última en la que se abriesen las puertas de la Plaza Monumental que, a lo largo de la campaña, ofreció ocho festejos, de los que tres fueron corridas de toros, una de rejones, tres novilladas de promoción y un festejo cómico taurino.

Entre los matadores destacaron Tomás Campuzano, que le cortó el rabo a su segundo toro, y Francisco Rivera “Paquirri” que totalizó tres orejas. Dos orejas, una en cada astado, obtuvo Sebastián Palomo Linares y un trofeo conquistaron Pedro Gutiérrez “El Niño de la Capea” y Juan Antonio Ruiz “Espartaco”. En tono menor pasaron por la feria Curro Romero, José María Manzanares, Curro Méndez y Emilio Muñoz.

En el festejo de rejones, Álvaro Domecq y Antonio Ignacio Vargas fueron los triunfadores en una tarde en la que solo se cortaron trofeos en las actuaciones individuales. En las novilladas de promoción, demasiados avisos y tanto Francisco Ponce “Currito” como Emilio Silvera vieron como uno de sus oponentes volvieron a los corrales tras sonar los tres avisos. Emilio Silvera y Manuel Suero “Batalla” fueron premiados con un trofeo.

Y con la actuación del espectáculo cómico de El Empastre se celebró el último festejo de esta plaza que, a lo largo de su historia, fue escenario de 122 espectáculos taurinos, de los que 63 fueron corridas de toros, 34 novilladas con y sin picadores, 12 festivales benéficos y 13 espectáculos cómico taurinos. Sebastián Palomo Linares y Francisco Rivera “Paquirri”, con trece paseíllos cada uno, fueron los diestros que más actuaciones acumularon en este coso en el que Paco Camino totalizó diez festejos. Por lo que respecta a novilleros, Miguel Conde cuenta con diez actuaciones tanto en novilladas de promoción como en festejos picados.

Novillada de promoción el 18 de junio, con erales de Abilio Hernández Jiménez y triunfo de Manuel Suero “Batalla” que cortó una oreja y paseó el ruedo. Su compañero Francisco Ponce “Currito” sufrió, en su segundo astado, luxación de codo. El 24 de julio, los erales fueron de Arturo Gallego y Emilio Silvera cortó una oreja y dio una vuelta al ruedo, trofeo que también tuvo Bartolomé Cepeda.

El ciclo colombino se inició con otra novillada de promoción, corriéndose erales de Abilio Hernández Jiménez. Manuel Suero “Batalla” paseó el ruedo, único trofeo del festejo pues Currito escuchó un aviso al acabar con cada uno de su lote y Emilio Silvera vio como su primero fue devuelto tras los tres avisos. Al día siguiente, con toros de Antonio Sánchez Sepúlveda, el triunfo fue para Sebastián Palomo Linares que le cortó una oreja a cada oponente; El Niño de la Capea también obtuvo un trofeo y Curro Méndez paseó el anillo. El 2 de agosto se lidiaron astados del Marqués de Domecq y uno de Pérez Angoso. Juan Antonio Ruiz “Espartaco” obtuvo la única oreja del festejo mientras se aplaudió a José María Manzanares y Emilio Muñoz. Y el día grande lo protagonizaron las reses de Bernardino Píriz con las que Tomás Campuzano obtuvo dos orejas y rabo y Francisco Rivera “Paquirri” totalizó tres orejas y el público abroncó a Curro Romero. El 4 de agosto se corrieron novillos de Luis Ortiz de Urbina. Álvaro Domecq y Antonio Ignacio Vargas, una oreja por montura en la actuación individual en la que Rafael Peralta paseó el anillo y se ovacionó a Manuel Vidrié. Por colleras, Domecq-Vidrié y Peralta-Vargas fueron ovacionados, cerrándose el ciclo y la historia de la plaza con la actuación de la Banda de El Empastre.

Artículo de opinión de Vicente Parra Roldán.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here