Toreros de ayer: El Niño del Tercio»

Novillero onubense nacido en la calle Enmedio y que la afición taurina le llegó a través de su familia paterna, muy vinculada a la tauromaquia. Su apodo le viene de su primera actividad profesional en la pescadería en la que alternaba con sus correrías taurinas que fue desgranando en diversas localidades de la provincia.

Su primera actuación en la capital fue el 26 de mayo de 1935 en una novillada con curso en la que actuaron Francisco Leandro “Pirfo”, Antonio Rengel “Barberillo”, Fernando Leñero, Manuel Carrasco, Granerito de Huelva y El Niño del Tercio con erales de la viuda de López Plata. Fue una novillada con curso en la que se puso en litigio una oreja de plata que ganó Diego Ortiz “El Niño del Tercio”.

Este triunfo le sirvió para actuar en varias ocasiones más a lo largo de la temporada. El 2 de junio trenzó el paseíllo junto a Soler y Curro Laine con reses de Viuda de la Plata. En esta ocasión Diego resultó volteado sufriendo una conmoción cerebral. Reapareció el 16 de junio con novillos de Moreno Santamaría junto a Francisco Leandro “Pirfo” y Barberillo y, en esta ocasión recibió un recado presidencial; el 8 de septiembre junto al Niño de la Alameda y Curro Laine con ganado de Arias de Reina, en una tarde en la que pasó sin pena ni gloria y finalmente, el 10 de noviembre junto a Niño de la Isla y Curro Laine y reses de José Anastasio Martín, donde el Niño del Tercio cortó el único trofeo de la tarde.

La temporada de 1936 la comenzó el 24 de mayo en otra novillada con curso en la que se lidiaron reses de López Plata por parte de Curro Frijones y de Niño de la Isla. La tarde no fue muy afortunada y el trofeo “Toro de Oro” quedó desierto a juicio del jurado. Volvió a actuar en su tierra el 18 de abril de 1937 en un festejo a beneficio de los comedores populares. Se lidiaron novillos de Arias de Reina y el Niño del Tercio estuvo bien en los lances de recibo y cuando iniciaba el trasteo de muleta fue cogido y lanzado violentamente dentro del callejón ingresando en la enfermería para curarse de un fuerte porrazo. Y la última actuación en Huelva de la que tenemos noticia se produjo el 4 de junio de 1939 en la que se lidiaron novillos de Pérez de la Concha por parte del Niño de la Isla, Vicente Vega “Gitanillo de Triana” y Diego Ortiz “Niño del Tercio”. En esta ocasión Diego Ortiz se mostró desentrenado y tuvo una actuación gris. Puso su mayor empeño y voluntad en lucirse, pero seguramente la falta de entrenamientos no consiguió su deseo como otras veces. No obstante, hay que dejar constancia que dio a su primero unas verónicas bastante aceptables y con la muleta algunos pases merecieron los aplausos del respetable. Mató de pinchazo y media y fue muy aplaudido. En el otro, empezó bien la faena de muleta, pero pronto se le puso el santo de espalda y no consiguió salir tan airoso como pretendía.

Poco después decidió cambiar el oro por la plata y se hizo banderillero actuando durante muchas temporadas en las plazas onubenses acompañando a los toreros de la tierra.

Artículo de Vicente Parra Roldán

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here