RECORDANDO LA ALTERNATIVA DE ANTONIO BORRERO CHAMACO

0
254

Vicente Parra Roldán

Corrida extraordinaria a beneficio de las viudas y huérfanos de los militares de la IV Región Militar, organizada por el Capitán General de Cataluña, para la jornada del 14 de octubre de 1.956. Y el principal atractivo de la misma estuvo en la alternativa de Antonio Borrero “Chamaco” que alcanzaba tras su brillante temporada y los numerosos éxitos alcanzados en la Monumental de Barcelona, cuyos tendidos aparecieron cubiertos cuando Miguel Báez “Litri”, Antonio Ordóñez y el toricantano hicieron el paseíllo.

En el festejo se lidiaron cuatro toros de Antonio Urquijo; otro, que salió en cuarto lugar, de Atanasio Fernández y otro, que salió en sexto lugar, de Francisco Galache que sustituyó a otro de la misma divisa que se había roto un pitón al derrotar contra los tablones de un burladero. Los titulares fueron buenos el quinto y el tercero; se quedó mucho el cuarto y el que cerró plaza llegó muy aplomado al tercio final.

Antonio Borrero Chamaco fue muy ovacionado en sus intervenciones con el capote. De blanco y oro, el onubense recibió los trastos de su paisano “Litri” y lidió a “Larguirucho”, marcado con el número 237 y negro listón. El nuevo matador le realizó una faena de muleta que satisfizo plenamente a los espectadores que la jalearon con fuerza. Chamaco jugó a la muñeca, aguantó y cargó la suerte con pasmosa serenidad pero falló con los aceros pues necesitó de cuatro pinchazos y tres descabellos, siendo ovacionado.

En el sexto, que fue un marmolillo, porfió mucho y su buena voluntad fue premiada con ovaciones cerradas. Su persistencia le hizo llegar a los límites del arrojo, consiguiendo algunos pases muy lucidos para fallar de nuevo con los aceros pues necesitó de un pinchazo, media estocada y tres descabellos, recibiendo el onubense una fortísima ovación de los tendidos.

Litri tuvo un primer toro sin fijeza, soso y quedadísimo, ante el que se arrimó mucho sobre todo cuando lo toreó con la mano izquierda. Necesitó de un pinchazo, media estocada y dos descabellos, recibiendo muchas palmas. Menos fijeza tuvo el cuarto que “hacía hilo” al embestir y enganchó en muchas ocasiones la muleta del torero onubense. En esta ocasión, Litri dejó una estocada superior y de nuevo le aplaudieron con fuerza.

El triunfador de la tarde fue Antonio Ordoñez que le cortó las orejas a cada uno de sus enemigos. Toreó de capa con belleza y realizó dos faenas de muleta dignas de todo mérito con los dos únicos toros buenos de toda la tarde, con los que el rondeño se lució en pases lentos y largos, casi siempre con la mano derecha, que entusiasmaron a los espectadores que se entregaron por completo al diestro que salió triunfante de este festejo.

 Pese a no triunfar en tan importante tarde, la afición barcelonesa estuvo arropando a su ídolo, a Antonio Borrero “Chamaco” que, durante muchos años, seguiría contando con el beneplácito de los tendidos catalanes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here