El Testamento de Morante

1
476

DSC_1619José Antonio Morante Camacho, nacido en la Puebla del Río (Sevilla) mayor de edad y en plenas facultades mentales otorgó testamento el 15 de abril de 2016 en la Real Maestranza de Caballería de Sevilla.

Siendo las 20, o5 horas del 15 de abril, yo Morante de la Puebla, quiero dejar testamento a los aficionados, amigos y familiares, como testigos presenciales las casi 14 mil almas que se dieron cita en el coso Maestrante, además de los millones de telespectadores que me vieron a través de la pequeña pantalla, dando fe de todo Dña. Anabel Moreno Muela.

Dudosito fue mi compañero para este testamento, un colorao de fina lámina, que quiso sumarse a mi legado, para dejaros a todos vosotros testimonio de mi aura. Quiero dejar un tercio de mi legado a los miles de aficionados que me siguen allá por donde me anuncio con la dulzura de las cadenciosas verónicas, el mentón en el pecho, la suerte cargada,… láminas de carteles que antaño eran referentes de miles de ferias… sintiendo en cada lance la caricia de la nobleza y el calor del aficionado…

Y también les dejo las medias, medidas, sentidas, con aroma a Romero, el frescor de una tarde de primavera en La Puebla, mientras me enrosco al toro para sentirlo más cerca, más intenso,…

Otro tercio se los dejo a mis amigos, esos que nunca fallan, esos que todas las tardes ven algo especial, esos que siempre te animan, a esos les dejo la templanza, el ritmo, el embrujo, la pausa y la faena con la que esta tarde he regado la Maestranza de embrujo y musas…

El otro tercio se los dejó a mis familiares, esos que me arropan, me miman y me quieren… A ellos les dejo mi arte, ese arte que no todos entienden, ese arte que solo un genio es capaz de realizar, este arte que no siempre tiene acompañante, ese arte que puede surgir en cualquier momento, porque el arte, no tiene un tiempo definido, ni un lugar, ni una medida… Ese arte y su Esencia la dejé ayer, Roto, desmayado, con un sentimiento que solo puede salir desde el alma, un alma torera…

Y lo que queda para llegar al 100%  me lo guardó para mí, como usufrusto vitalicio, para mis adentros, para encontrarme de nuevo con las musas, porque ellas me acompañan siempre, aunque no se muestren, solo cuando el sueño y la realidad se unen en una armonía perfecta…

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here