Talavante dejó el toreo en una Fuenteymbrada en Las Ventas.

0
833

Plaza de Toros de Las Ventas-MadridTALAVANTE

Minuto de silencio tras romper el paseíllo por la muerte del novillero peruano Renatto Motta. Nada fácil ni lucida fue la corrida de Fuenteymbro. Mejor fue el sobrero de Buenavista, sin llegar a romper.

El riojano Diego Urdiales a punto estuvo de tocar pelo en el remiendo de Buenavista, donde dejó momentos impagables, nada tuvo el cuarto en sus entrañas.

El extremeño Perera, se desesperó ante un lote sin clase, manso uno y soso y deslucido el otro, donde no le permitieron ni el más mínimo lucimiento.

A punto estuvo Talavante de cortar oreja en el tercero, no atendida por la presidencia, ante el manso sexto dejó detalles muy toreros.

El riojano Diego Urdiales le tocó lidiar con el primer sobrero de la tarde de Buenavista, tras la devolución del titular de Fuenteymbro. Muy protestado el sobrero en los primeros tercios no fue motivo para amilanar al riojano, al centro del anillo con algunas protestas se marchó para brindar al cielo de Las Ventas a Renatto, muy dispuesto con torería y empaque le plantó  cara y dejó momentos al natural de extraordinaria plasticidad y enjundia torera. Una faena con algunos parones a un toro exigente que se quería comer la muleta. Faltó un paso más para redondear la faena y llegar con más empuje al tendido.

Con las manos por delante iniciaba su contacto con la capa de Urdiales el cuarto de la tarde. Soso fue su paso por los del castoreño. Informal y sin continuidad andaba el negro burel tras los engaños que le presentaba Urdiales, intentando buscarle las vueltas y hacer faena que no se antojaba fácil. Se quedaba el riojano en el sitio, plantandole la muleta en la cara y al toque ayudado con la voz citaba al burel, que no tenía gracia ni recorrido.

El extremeño Miguel Ángel Perera se topó con un desentendido castaño en los primeros compases de la lidia, confiado se fue a brindar al respetable y comenzar en el tercio para desengañar al burel que buscaba constantemente la huida. Le dejó la muleta en el hocico y tiró de su antagonista por bajo y exigiendo. Sin mover las zapatillas le fue exigiendo y mostrando el camino para pasarlo al natural menos lucido y con menor prestancia. El camino de las tablas era su hábitat natural y allí se iba a la mínima oportunidad. Nada más pudo hacer ante tan deslucido animal.

“Embriagado”  era el quinto de la tarde, otro negro de capa, que empujo con brío al caballo que montaba Doblado y acabó derribando. Soberbios los pares de Curro Javier, ovacionados por el respetable. También al público brindó Perera y se quedó en los medios para iniciar con un apretado pase cambiado por la espalda, con el susto en los tendidos. Lo intentó Perera por ambos pitones sin tener enemigo que le presentase pelea para el lucimiento o cualquier atisbo de faena. Muy deslucido enemigo ante un poderoso torero.

El otro extremeño del cartel Alejandro Talavante, gran par de Juan José Trujillo fuertemente ovacionado por el respetable, hubo de desmonterarse. Por estatuarios comenzó la faena en terrenos del 6, e ir sacando toreado a su enemigo al tercio. De allí se lo llevó a los medios para plantearle la faena en redondo, relajado, con gusto y un mimo en la muleta que pocos tienen hoy en día. A media altura y cabeceando le recetó una tanda en redondo para acabar con un cambio de mano en un pase de 360 grados interminable y lentísimo. Al natural, midió, lo empaló y a punto estuvo de calarlo, Talavante serio y sin amilanarse se plantó de frente, presentando la muleta, dando los pechos y tirando de uno en uno los pases, dejando claro quién mandaba allí. Ceñidas manoletinas abrochaban una faena distinta y sentida. Estocada a cámara lenta que tira al toro sin puntilla.

“Huron” cerraba la tarde de Fuenteymbro en Las Ventas. Le bajó mucho la mano en el inicio Talavante pegado a tablas. De allí se lo llevó a los medios y echarle la muleta al natural, donde el toro dijo que Nones y me marcho a las tablas. En tablas se quedó y algún natural le robó, insuficiente para cualquier atisbo de faena, pero el torero creía en sí mismo. Quiso y se quedó en terrenos del toro para robarle algunas tandas de empaque. Los Oles se sucedían tras las tandas al natural y la verdad con la que ajustó la faena a centímetros de las tablas. De nuevo Talavante en Talavante como tan solo él es capaz de imaginar faenas impensables para muchos y al alcance pocos. Estocada

Ficha del Festejo

Toros de Fuenteymbro y Buenavista (1ºbis), mansa y deslucida.

Diego Urdiales, ovación con saludos / silencio

Miguel Ángel Perera, silencio / silencio

Alejandro Talavante, ovación con saludos tras petición no atendida por la presidencia / oreja tras aviso

Incidencias.- Lleno en los tendidos, No hay Billetes. Minuto de silencio por Renatto Motta. Ovación al sobrero de Clotilde Calvo en el arrastre. Ovacionado Juan José Trujillo en el tercero. Curro Javier ovacionado en el quinto de la tarde.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here