Tabaco y Oro con Adolfos en Las Ventas, vídeo

0
275

Tarde de enorme expectación en el coso de la calle Alcalá, donde un bombo emparejaba al peruano Andrés Roca Rey con los cárdenos de Adolfo Martín. Interesante cartel que completaban el espada de Gerena Manuel Escribano y el valenciano Román, que colgaron el cartel de “No Hay Billetes”.

Una tarde de tabaco y oro el que protagonizo la terna, el tabaco se lo llevó Manuel Escribano cuando terminaba la faena del cuarto de la tarde, mientras que el oro fue a manos de Roca Rey y Román.

No tuvo fortuna Escribano en el primero de la tarde al que fue a recibir a la puerta de toriles, en su ya clásica suerte de la portagayola, aseada y con firmeza. Las banderillas siguen siendo una marca del espada sevillano que con soltura coloco el burel. No fue toro de triunfo y Manuel estuvo firme y con torería. El cuarto era otro cantar y venia franco y con largura, lo lucio en todos los tercios y protagonizo un clamoroso tercio de banderillas con un comprometido tercer par sentado el estribo y al quiebro que a punto estuvo de cazar al torero. Alegre en su embestida y con fijeza tenía la mirada en el espada de Gerena, en los medios lo cito y como un poster aguantó la brava embestida del Adolfo para cambiarle el viaje por la espalda, pase por alto y uno más por la espalda para recetarle uno de pecho de calado, el público aplaudía el explosivo comienzo. Dándole tiempo entre serie y serie lo embarcaba y lo llevaba embebido en la muleta que se quería comer el de Adolfo, todo transcurría con buen son, hasta que en uno de los lances se le cuela y le propina una tremenda cornada en el muslo, derribándolo y buscándolo en el suelo, una trágica cogida que lo manda a manos del doctor García Padros. Una única actuación en Las Ventas que no merecía este final por la tarde que estaba echando.

Mejor final tuvo Román, aunque no se libró de pasar por el quirófano, su primero un toro que no dejo expresar su toreo y que lo cazó en el glúteo. Se desquito en el quinto de la tarde el de más romana de la corrida, un toro que dio juego y supo entender el joven espada valenciano, creando un buen ambiente en la grada que aclamaba cada tanda. Una fe en su capacidad y su toreo, que hizo llevar a Román a dejar su mejor versión ante su primer encuentro con los cárdenos.  La estocada finalizaba con el premio de una oreja tras sonora y clamorosa petición.

El hispano-peruano Roca Rey, ha vuelto a dejar constancia de su mandato, si en el primero no pudo tener acople a pesar de intentarlo por ambos pitones, lo realizado en el cierra plaza, de acertar con los aceros al primer encuentro, pudo ser de puerta grande. Capacidad, temple, mando, recorrido, mano baja, firmeza,… todo un abanico de entendimiento para llevar empapado en la pañosa a “Madroñito”, un gran toro de Adolfo que se encontró con un Roca Rey, embraguetado, asentado y con mesura en cada tanda, Andrés puso a toda la plaza de acuerdo, si en el primero algunos improperios resonaban en las gradas, en este último lo que resonaban eran los rotundos y secos oles, tras cada muletazo.

Tabaco y Oro en una tarde que ya es historia de toreros grandes.

Ficha del Festejo

Toros de Adolfo Martín de juego variado.

Manuel Escribano, silencio tras aviso / herido

Román, saludos / oreja tras aviso

Andrés Roca Rey, silencio / saludo tras petición

Incidencias.- Lleno de no hay billetes

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here