“LITRI” DESTACA EN LA CORRIDA DE LA BENEFICENCIA DE 1.957

0
101

Vicente Parra Roldán

La Corrida de la Beneficencia de hace sesenta años se celebró el 6 de junio de 1.957 y estuvo rodeada de una gran expectación pues el cartel lo formaban Julio Aparicio, Miguel Báez “Litri” y Manolo Vázquez con reses de Urquijo de Federico pero tercero y quinto fueron devueltos a los corrales ante las protestas del público y fueron sustituidos por dos mansos de Felipe Bartolomé.

Las reses titulares fueron sosísimas y no permitieron hacer nada a los toreros y además carecieron de fuerza. De todo el encierro solo cabe salvar al cuarto, un buen toro, que fue ovacionado en el arrastre.

El onubense Miguel Báez “Litri” no tuvo fortuna con el lote que le cupo en suerte. Se lució al capotear a su primero luciéndose por verónicas. Tras el correspondiente brindis al Jefe del Estado, empezó su faena por ayudados por alto para apretarse en unos redondos por bajo; se echó la muleta a la izquierda, aguantando la embestida de manera colosal y con el público entregado. El toro estaba muy quedado y todo tenía que hacerlo el torero que se vio desfavorecido por el aire para llevar a cabo una faena porfiada y tesonera. El Litri dejó un pinchazo y media teniendo que salir a los medios para recoger una gran ovación.

En su segundo, que cojeaba más que el sustituido, tuvo al público en su contra. Empezó citando de lejos y dejó una serie por la derecha, repitiendo otra desde lejos con la mano izquierda. Deja refrescarse al animal para concluir con una nueva serie de derechazos y un ayudado de pecho, trincherillas y derechazos. El torero había porfiado insistentemente pero el público se fue enfriando. El Litri deja un pinchazo y media, recibiendo una gran ovación.

Julio Aparicio dio una de cal y otra de arena. A su primero le dio unos doblones y pases por bajo pero, al intentar los redondos, el toro hizo un extraño, desconcertando al madrileño, que buscó la igualada con unos mantazos por la cara para acabar de pinchazo y media sonando algunos pitos. En el cuarto realizó una faena excelente, casi toda con la mano izquierda, tres series de naturales para seguir con una de redondos y unos trincherazos para buscar la igualada. Media trasera y estuvo mal con el descabello perdiendo los trofeos que podía haber ganado.

El triunfador de la tarde fue Manolo Vázquez que se lució en quites en sus dos toros. A su primero le realizó una faena artística y torera que fue premiada con una oreja. En el que cerró plaza llevó a cabo un breve trasteo al incierto y gazapón sobrero al que despachó de una estocada.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here