Los ángeles de las enfermerías Domingo Jiménez y Enrique Crespo. Verano Sangriento.

0
203

En una de las temporadas más sangrientas de los últimos años nos acercamos a la labor de dos cirujanos taurinos –Domingo Jiménez y Enrique Crespo– que recorren anualmente la geografía española para solventar las cornadas en los pueblos -casi el noventa por ciento de las cogidas mortales han sucedido en plazas de segunda y tercera categoría a lo largo de la historia-.

Como la mayoría de cirujanos taurinos, son médicos que roban a sus familias horas para hacer el quite más providencial y salvador a los toreros. Lo hacen con la vocación como estandarte, a la que añaden su afición taurina, esa por la que conocen hasta la trayectoria de la cornada antes de alcanzar el quirófano e incluso perciben antes que nadie ese brillo especial que tiene el pitón cuando ha atravesado las carnes al torero.

Domingo Jiménez Álvarez, de Constantina, quien llegó accidentalmente a la cirugía taurina, comanda un equipo que ha intervenido en unos dos mil festejos. Durante los veranos atraviesa Andalucía desde El Viso de los Pedroches hasta Algeciras y de Ayamonte hasta Alcalá la Real. Jiménez explica: “Menos torácicas, he tenido cornadas de todo tipo. Entre las más graves, la de Pepe Luis Martín, en Utrera; Emilio Silvera en Huelva y la más gorda, David Domínguez en Santa Olalla del Cala. Perdió litro y medio de sangre del ruedo a la enfermería. Le tuve que abrir la barriga sin anestesia. Ahí, el torero, se portó como un jabato. Fue terrorífico”.

Enrique Crespo Rubio, de Zamora, quien ha seguido los pasos de su padre, Antonio Crespo Neches, se ha empleado este año a fondo y su equipo ha operado catorce cornadas: “Esta temporada hemos atendido más cornadas que en los últimos 15 años. No olvidemos que este año han muerto 14 o 15 personas en encierros. Lo pasamos muy mal con la herida del cuello de un mozo en Alcalá de Henares, pues llegó en estado crítico a la enfermería y, por su repercusión, el percance del maestro Francisco Rivera en Huesca. En 35 años hemos intervenido 413 cornadas; algunas, terribles”.

Fuente.- Diario de Sevilla, Luis Nieto, leer completo en el siguiente enlace: http://www.diariodesevilla.es/article/toros/2146010/quite/providencial/los/pueblos.html

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here