CHAMACO SIN SUERTE EN SEVILLA HACE 50 AÑOS

0
174

Vicente Parra Roldán

Concluida la feria de Sevilla, se celebró el domingo 30 de abril una corrida fuera de abono en la que tomaron parte Rafael Ortega, Antonio Borrero “Chamaco” y Andrés Hernando. Hubo poco ambiente y los tendidos registraron una entrada flojísima.

Las reses que se lidiaron fueron cinco toros de Manuel Arranz y uno, que salió en tercer lugar de Hermanos Flores Cubero.

Rafael Ortega toreó limpiamente en redondo, al natural y por alto a un animal que mansurroneó. Logró adornarse con unas manoletinas para concluir de pinchazo y media estocada, cortando una oreja. En el cuarto, otro animal manso, intentó el toreo al natural reculando el animal que tenía un pésimo estilo. Desarmó e hirió en la mano derecha al gaditano quien necesitó de varios pinchazos, media estocada y cuatro descabellos. Fue asistido en la enfermería de una contusión en la mano derecha sin que se le apreciara fractura de la muñeca, calificándose como reservado su estado.

No fue bravo el primero de Chamaco que escarbó, echó la cara al suelo y se negó a embestir. El onubense lo obligó en muletazos sobre la mano derecha. Necesitó de dos agresiones y dos golpes de verduguillo siendo aplaudido. El quinto estuvo a punto de saltar un burladero y se dio un tremendo golpetazo, por lo que se cayó cuando Antonio Borrero lo lanceó. Chamaco llevó el engaño con suavidad y a media altura y estuvo confiado y sereno, cruzándose con el animal para provocar su acometida. Tras adornarse con molinetes y manoletinas, dejó media estocada y recibió una fuerte ovación.

El segoviano Andrés Hernando le cortó las dos orejas a su primero, un animal que fue condenado a banderillas negras pero que acometió cuando le mostraban la muleta y Andrés Hernando ligó muy bien los pases de buena hechura para dejar una certera estoada como cierre de la meritoria faena. En el que cerró plaza, Andrés Hernando toreó por naturales mandando al igual que los redondos en una faena que pudo tener el premio de otra oreja pero el espada dejó el acero atravesado y descabelló a la segunda.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here